Gafas de sol BabyPyke con Thermolast M de Kraiburg TPE

La empresa belga Pyke S.A., utilizando la línea Thermolast M de Kraiburg TPE, ha desarrollado unas gafas de sol de diseño ergonómico y buena tolerancia cutánea, especiales para bebés y niños pequeños.

12.07.2017 Las gafas de sol comercializadas con el nombre BabyPyke constituyen un desarrollo único por su diseño y por la selección de los materiales. La montura y la cinta para la cabeza se fabrican en un proceso de moldeo con elastómeros termoplásticos (TPE) blandos y flexibles, que integran el grupo de productos Thermolast M. Eso asegura la máxima comodidad de uso y un ajuste perfecto, para que los ojos sensibles de los niños estén completamente protegidos frente a la nociva radiación ultravioleta. El concepto es similar al de las gafas de natación: la patilla redonda, que rodea la parte posterior de la cabeza y se bifurca para distribuir mejor la presión, se sujeta de forma regulable con dos clips a las patillas laterales cortas de la montura. La montura y la cinta exhiben una superficie aterciopelada con poca fricción, lo que evita los tirones en la piel y en el pelo. Y gracias a su escaso peso, las patillas no generan roces ni ejercen presión en la zona de las orejas.

Thermolast M de Kraiburg

Como explica Isabelle Van Steenkiste, de Pyke S.A., BabyPyke surgió a partir de la búsqueda de unas gafas de sol para niños pequeños, que deben quedar bien ajustadas alrededor del ojo para evitar que penetren rayos UV desde arriba y desde los costados. En este sentido, los ojos de los bebés y de los niños pequeños están especialmente expuestos, porque el reflejo corneal apenas se encuentra en su etapa de desarrollo y las pupilas están dilatadas. Además, el cristalino resulta aún mucho más permeable que en los niños de mayor edad.

Sorprendentemente no había ese tipo de gafas en el mercado,
-sigue diciendo Van Steenkiste- por lo que decidimos desarrollarlas nosotros mismos. Nuestro concepto ergonómico exigía un material flexible y con óptima tolerancia cutánea, que tuviera buenas propiedades respecto al diseño y a la aplicación y que, además, pudiera ser procesado de manera eficiente: son criterios que el material de Kraiburg TPE cumple ampliamente.

El TPE utilizado pertenece al grupo de productos Thermolast M. Debido a su pureza, resulta especialmente adecuado para el mercado médico y farmacéutico. Sus características se ajustan al Reglamento (UE) Nº 10/2011 y al Code of Federal Regulations, Title 21 (CFR21) de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), que establecen normas para aplicaciones destinadas a entrar en contacto con alimentos.

Como material hipoalergénico, es fisiológicamente inocuo cuando hay contacto con la piel y la mucosa bucal. Esto representa una condición indispensable en el caso de los niños pequeños, que suelen llevarse muchos objetos a la boca. Con Thermolast M, las gafas de sol BabyPyke también adquieren la resistencia necesaria contra agentes típicos, como el calor (hasta 80 °C), la radiación UV (decoloración), el agua clorada de la piscina, el agua salada del mar, la crema de protección solar y la grasa de la piel. Otra ventaja radica en la excelente flexibilidad del material, que evita que las gafas sufran una deformación permanente pese a los habituales intentos de tirón, torsión y aplastamiento que se producen en las manos de los niños.

Kraiburg TPE proporcionó asistencia a sus clientes para seleccionar el material, cuyas propiedades de fluidez son muy buenas y permiten rellenar las largas cavidades del molde con ciclos cortos. Pyke otorgó además gran importancia a la fácil coloración del TPE para poder ofrecer las gafas en ocho colores diferentes. Tras el proceso correspondiente, las lentes Zeiss —resistentes a la radiación UV, a la rotura e inastillables— quedan integradas en la montura de forma tal que se evita la pérdida.

La producción de las piezas de TPE y el montaje final se realizan en el establecimiento de Pyke S.A. en Bélgica de acuerdo con las normas de la UE. Las gafas de sol BabyPyke son aptas para niños de hasta tres años de edad con un perímetro cefálico de 41 a 50 cm. El fabricante garantiza la máxima protección UVA y UVB conforme a la categoría de filtro 3, como se recomienda en toda Europa para superficies acuáticas, playas y montañas.

*Para más información: www.kraiburg-tpe.com

2017-07-12T08:59:19+00:00 12/07/2017|Nuevos productos|