Aburg ve reconocida su apuesta por la sostenibilidad


26/09/2023

Con la reciente consecución de la Medalla de Oro de Ecovadis y 73 puntos, Arburg se sitúa entre el 5% de empresas industriales más sostenibles del mundo.

Arburg Ecovadis

La sostenibilidad siempre ha estado en el ADN de Arburg, como demuestra la decisión de la empresa hace décadas de producir de forma centralizada con cadenas de suministro cortas, flexibles y transparentes. De hecho, el 72% de los suministros proceden de Alemania y el 66%, de Baden-Württemberg.

«Como empresa familiar, en Arburg siempre hemos considerado que el territorio, la familia y las personas son aspectos importantes de nuestra filosofía de marca ‘Wir sind da’» (Estamos aquí para ayudarle), afirma Gerhard Böhm, Director General de Ventas y Posventa de la compañía. «Esto es algo en lo que no hacemos concesiones: tenemos un firme compromiso no sólo con la excelencia tecnológica, sino también con el medio ambiente y las preocupaciones de todas nuestras partes interesadas«, añade.

Igualmente, en la celebración de su centenario, además de dar las gracias a sus socios, los cerca de 450 participantes tomaron conciencia de la creciente importancia de las cadenas de suministro sostenibles, transparentes y socialmente responsables y de las amplias actividades de Arburg en este ámbito.

Arburg, Medalla de Oro Ecovadis por su programa de sostenibilidad

En la industria del plástico, Arburg es pionera en sostenibilidad desde hace décadas y desde 2019 todas sus actividades se incluyen en el programa «arburgGREENworld». El programa ya no se limita a estrategias sobre eficiencia de recursos y economía circular, sino que ahora también adopta una visión integrada de la sostenibilidad a través de su propia estrategia ESG (Environmental, Social, Governance). «Nuestro objetivo es tener siempre presente cómo podemos actuar como empresa de forma más respetuosa y responsable con el medio ambiente y con la sociedad«, resume Samira Uharek, directora de sostenibilidad de Arburg.

De hecho, Artburg ha sido especialmente valorada por Ecovadis en los apartados de «Ética», «Compras sostenibles» y «Medio ambiente» para su calificación general de Medalla de Oro.

Lejos del greenwashing

Las acciones sostenibles y responsables de Arburg no son greenwashing y la firma lo puede demostrar con medidas cuantificables. En este sentido, Arburg establece, por ejemplo, sus propios objetivos para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y, recientemente, ha convertido los objetivos validados por la SBTI (Science Based Targets Initiative) en un estándar.

«Tenemos la intención de cumplir el objetivo de bajar 1,5 grados Celsius en los ámbitos 1 y 2«, explica Gerhard Böhm. «Para lograr esto, reduciremos nuestras emisiones de CO2 en esas áreas en un 42% para 2030 en comparación con 2021. Para el Alcance 3, apuntamos a lo que se conoce como un objetivo ‘menos de 2 grados Celsius’, donde la reducción del mismo período es del 25%”. El alcance 1 incluye todas las emisiones directas de gases de efecto invernadero, como las fuentes de energía primaria consumidas en bienes raíces corporativos. Las emisiones indirectas resultantes de la generación de la energía adquirida se incluyen en el Alcance 2.

El alcance 3 –sigue Böhm- incluye otras emisiones indirectas que están asociadas principalmente con las actividades de la empresa, por ejemplo, debido a los materiales adquiridos. El funcionamiento de las inyectoras en las instalaciones de nuestros clientes también se incluye en el Alcance 3. Esto se debe a que la fase de funcionamiento de la máquina genera el 95% de las emisiones de CO2 y, por lo tanto, representa la mayor palanca para reducirlas. A lo largo de la cadena de valor, el «Plan de Acción Energía» de Arburg implica trabajar con nuestros clientes en procesos de producción eficientes, sostenibles y energéticamente optimizados para ahorrar juntos aún más CO2«.

En camino hacia el fabricante de máquinas «más ecológico»

Arburg ve su medalla de oro como una confirmación clara y duradera de que sigue el camino correcto hacia el futuro. «Por eso vemos con buenos ojos los nuevos requisitos legales para las empresas europeas, como la CSRD y otros desafíos«, dice Böhm.

*Para más información: www.arburg.com

MundoPlast

26.09.2023

Otras noticias