INYECTIA

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

ALIMATIC


Te contamos el proyecto Arifacop de Andaltec


20/03/2023

A través del proyecto de investigación Arifacop, el centro tecnológico Andaltec busca incrementar la circularidad de la industria jiennense del plástico.

arifacop andaltec
En la imagen, dos de los investigadores del proyecto Arifacop.

Arifacop, “Aprovechamiento de Residuos Industriales para la fabricación de composites poliméricos» es un proyecto de investigación financiado por la Diputación de Jaén en el que participa Andaltec.

Su objetivo es aprovechar tres residuos agrícolas e industriales generados en gran cantidad en la provincia: el hueso de aceituna, el bagazo cervecero y los residuos de la industria papelera. La investigación busca, a partir de los residuos mencionados, encontrar nuevas vías de revalorización en el sector del plástico.

Como apunta Francisco Javier Navas, investigador de Andaltec, los resultados de esta investigación permitirán a la industria jiennense reducir su huella de carbono. Y es que el proyecto Arifacop está alineado con algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Polipropileno reforzado con hueso de aceituna

Así, en el marco de la investigación se ha desarrollado ya un material polimérico apto para inyección. El material incorpora hueso de aceituna como refuerzo en una matriz de polipropileno reciclado. Estos resultados aparecieron en la revista científica de impacto internacional Polymers (Multidisciplinary Digital Publishing Institute).

Según Sofía Jurado, investigadora de Andaltec, “la conclusión principal de este estudio es que la adición de hasta el 40% de hueso de aceituna mejora las propiedades mecánicas del plástico debido a una distribución homogénea del refuerzo dentro de la matriz de polipropileno reciclado”.

Biopolímero a partir de bagazo cervecero

En el caso del bagazo cervecero, según el investigador José Antonio Rodríguez, la ruta de revalorización empleada es diferente. “En este caso, la investigación se ha centrado en la extracción de la celulosa para su posterior transformación en un biopolímero que se pueda utilizar en la fabricación de un plástico biodegradable apto para contacto con alimentos”.

Rodríguez señala que “hasta ahora hemos llevado a cabo la investigación en el laboratorio, pero nuestra intención es obtener más financiación para poder realizar el escalado, e incluso para la búsqueda de procesos de extracción y síntesis más sostenibles con el medioambiente. Además, creemos que el bagazo obtenido como subproducto de la elaboración de la cerveza presenta una composición química que permite revalorizarlo en diversos ámbitos industriales”.

*Para más información: www.andaltec.org

MundoPlast

20.03.2023

Otras noticias