PUBLICIDAD

Alimatic

Entrevista a Ignacio Grossmann sobre Expoquimia


29/07/2011

Licenciado en Ingeniería Química por la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México en 1974, Ignacio Grossmann es uno de los ingenieros químicos más influyentes del mundo. Como participante destacado de Expoquimia 2011, habla, entre otros temas, sobre la próxima edición de la feria.

Ignacio Grossmann.Ignacio Grossmann ha desarrollado su carrera en los Estados Unidos, donde es catedrático de Ingeniería Química en la Universidad de Carnegie Mellon en Pittsburgh. Fue nombrado uno de los 100 ingenieros químicos de la era moderna por sus trabajos en el área de programación matemática. En la actualidad, es el director del Center for Advanced Process Decision-Making, que reúne a 20 empresas petroleras, químicas y de ingeniería. Es asesor del gobierno de los Estados Unidos en materia energética.

.-Usted participará como ponente en el XII Congreso de Ingeniería Química del Mediterráneo que se celebra en el marco de Expoquimia, ¿qué opinión tiene de este salón?

Creo que Expoquimia es un instrumento al servicio de la industria química. Cuando vine, por primera vez en 2008, quedé muy impresionado por la gran variedad de expositores con que contaba. Y, además, resiste. En los Estados Unidos, Houston organizaba una feria que ha dejado de hacerse.

Para mí, Expoquimia tiene una función muy importante, que es la de saber atraer, seducir a la gente de la industria y la gente de la Universidad. Creo que es un salón que, al tener un gran apoyo de la industria, acerca a los científicos al mundo real, al mundo de la industria.

.-Un certamen como éste tiene una vertiente divulgativa para acercar este tipo de actividad a la sociedad. ¿Cree que la gente valora lo suficiente la importancia de esta industria para sus vidas?

La tecnología, toda la tecnología, incluso la ingeniería, que es la que toca más de cerca, queda relegada del interés de la gente más común. El público, en general, puede apreciar el iPhone, pero nadie se pone a pensar que ese producto se ha hecho con materiales que son química.

En cierta forma, la proliferación de estos gadgets ha ayudado a una mejor percepción de lo que es la química por parte de la gente. Además, los ingenieros mejor pagados son los químicos y eso, también, ayuda. Eso sí, hay que dejar claro que el químico es el científico apegado a su trabajo en el laboratorio y el ingeniero químico es el soporte que tiene la industria para desarrollar sus productos.

.-En estos momentos, ¿cuáles son las principales aportaciones de la ingeniería química al progreso de la sociedad?

La ingeniería química está muy ligada a la energía. En la actualidad, en que están disminuyendo las reservas de petróleo, la ingeniería química tiene un gran protagonismo en el desarrollo de los biocombustibles. La ingeniería química ayuda también a la mejora de la salud. Y hay un aspecto que, en estos momentos, nos preocupa y mucho: la gestión del agua. Con el calentamiento global y sus efectos sobre el clima, hay una mayor preocupación por una energía mejor tratada y gestionada.

En este sentido, quisiera destacar que muchos estudiantes de ingeniería química quieren hacer cosas para cambiar el mundo. Y es que los ingenieros químicos podemos contribuir al desarrollo con nuestras aportaciones a la industria. Y quiero recordarles que el 25% del PIB alemán procede de la industria. En Estados Unidos, representa el 11% del PIB. Considero que un país se pierde, si se pierde la industria.

.-Por tanto, ¿el vínculo entre la ingeniería química y el tejido empresarial es incuestionable?

Sin duda alguna, en la Universidad de Carnegie Mellon, tenemos un centro de investigación (Center for Advanced Process Decision-Making), que es un consorcio de 20 empresas petroleras, químicas, gasísticas, de productos de consumo y de ingeniería. Es un proyecto que se ha hecho realidad gracias a que tanto el mundo de la investigación como el de la industria se han abierto más a la sociedad. En este sentido, la interacción entre el mundo teórico y el de la empresa es fundamental.

.-¿Cree que las relaciones Universidad-Empresa son lo suficientemente estrechas? O, ¿aún hay una brecha importante?

La gran barrera entre la Universidad y la empresa se encuentra en las trabas legales y en el reglantismo absoluto que existe en la actualidad. Déjeme que le ponga un ejemplo de la colaboración entre el mundo científico y el de la empresa. En 1984, fui galardonado con el Premio Ronald Reagan por mis trabajos como investigador. El premio lo otorga la ational Science Foundation (SF), que es un organismo dependiente del Gobierno federal de los Estados Unidos y que financia los proyectos premiados tanto de fondos públicos como de empresas privadas. Es la combinación perfecta entre lo público y lo privado y que creo que debería extenderse a todo el mundo.

.-Profesor Grossmann, ¿hacia dónde se encamina la ingeniería química?

Los llamados países emergentes también empiezan a tener su importancia en nuestro ámbito. Hay que destacar el gran crecimiento de China en cuanto al número de publicaciones científicas y a la India, cuya pujanza se basa en el auge de su industria farmacéutica gracias a su trabajo en genéricos.

.-Ya por último, ¿es cierto que estamos viviendo en la última etapa de los combustibles fósiles? ¿Es el momento definitivo de las energías alternativas?

Es cierto que las energías alternativas han vivido una gran implosión en países como Brasil, que había creado etanol a partir de la caña de azúcar. En este sentido, es muy triste lo sucedido en Japón con el tsunami y el incidente posterior en la central nuclear de Fukushima, pero creo que es un error no desarrollar este tipo de energía por el miedo. Pienso que Alemania se equivoca y mucho al poner en marcha su moratoria nuclear…

Además, recientemente se han hecho descubrimientos de combustibles fósiles que, al menos, nos harán replantear, una vez más, la cuestión energética. Polonia ha localizado enormes bolsas de gas natural, Brasil ha encontrado petróleo en las costas de Río Janeiro a los mismos niveles de producción de Venezuela y en el estado de Pennsilvania  en los Estados Unidos también se ha descubierto un importante yacimiento petrolífero. Son hallazgos de gran importancia para nuestro futuro.

* Para más información: www.expoquimia.com

Otras noticias