Reciclar ABS y HIPS procedente de residuos electrónicos

El proyecto europeo Plast2bCleaned en el que participa Gaiker, busca reciclar de forma sostenible los plásticos ABS y HIPS procedentes de residuos de aparatos eléctrico-electrónicos (RAEE), incluidos los de color negro.

03.12.2019 El centro tecnológico vizcaíno, Gaiker, participa en el proyecto europeo Plast2bCleaned que tiene como objetivo, desarrollar un proceso de reciclaje sostenible para plásticos, que sea técnica y económicamente viable.

RAEE

De esta manera, la investigación se centrará en el reciclaje de los plásticos más comunes de RAEE, como el ABS y el HIPS. En este tipo de aplicaciones, estos plásticos presentan hasta un 20% de compuestos retardantes de llama bromados y hasta un 5% de trióxido de antimonio, lo que dificulta su recuperación.

Con una duración de 4 años (junio 2019-mayo 2023), este proyecto pretende fomentar la circularidad de los materiales, cerrando el ciclo de los plásticos, del bromo y del trióxido de antimonio.

Financiado con más de 4,5 millones de euros, Plast2bCleaned cuenta con la participación de 10 socios de diferentes países europeos, entre ellos la organización holandesa TNO, coordinadora del proyecto, y el Centro Tecnológico Gaiker de Zamudio (Vizcaya).

El papel de Gaiker

Gaiker, como experto en el diseño y evaluación de procesos de reciclado, se encargará de investigar y desarrollar un método mejorado para identificar y separar de forma específica los residuos plásticos de ABS y HIPS, incluyendo los de color negro, de otras fracciones plásticas presentes en los RAEE. Para ello, evaluará distintas fracciones de RAEE con el objetivo de optimizar la separación de los polímeros ABS y HIPS.

Una vez separados estos polímeros con este nuevo método, se purificarán y se verificará que cumplen con los requisitos del sector eléctrico-electrónico para poder ser empleados en la fabricación de nuevos productos. El centro participará también en la evaluación de la calidad de los polímeros purificados.

Dificultades en el reciclaje de RAEE

En Europa se generan 1,2 millones de toneladas de mezclas de plásticos procedentes del tratamiento de los RAEE y alrededor de un 30% de estos residuos contiene retardantes a la llama.

Algunos de estos retardantes son sustancias potencialmente peligrosas para la salud y el medio ambiente y su uso está restringido o regulado. Así pues, cuando los plásticos de los aparatos eléctrico-electrónicos llegan al fin de vida útil hay que someter los residuos a esquemas de tratamiento y valorización adecuados.

Igualmente, el color de los residuos plásticos condiciona su grado de reciclabilidad. Los plásticos de color negro, actualmente muy utilizados en el sector eléctrico-electrónico, son más problemáticos en los procesos de identificación, debido a la baja sensibilidad de los pigmentos negros a la radiación infrarroja cercana, técnica utilizada en las instalaciones convencionales de clasificación de residuos plásticos.

*Para más información: https://plast2bcleaned.eu/ www.gaiker.es

MundoPlast