PUBLICIDAD

BIO-FED
×

La industria química española incrementó su facturación un 1,7% en 2016


11/05/2017

La industria química española alcanzó una cifra de negocios de 59.020 millones de euros en 2016, lo que supuso un incremento del 1,7% respecto a 2015, según Feique.

Como explica la patronal española del sector químico, Feique, el crecimiento productivo del sector fue del 3%, pero la caída de los precios internacionales (asociados al comportamiento del crudo) frenó un mayor incremento de la cifra de negocios.

industria química española

El sector, que ya alcanzó en 2014 su techo de facturación previo a la crisis, ha acumulado en el periodo 2007-2016 un crecimiento del 18,7%. La cifra de negocios registrada en 2016 ha seguido apoyándose en gran medida en la estabilización del tirón del consumo interno iniciado en 2015. Así, el consumo aparente de productos químicos ha crecido un 1,9%, acumulando un incremento del 7,4% desde 2007.

Respecto a la distribución sectorial de la cifra de negocios, las Especialidades Farmacéuticas continúan siendo el subsector más representativo al aportar el 21,4% de esta cifra de negocios, seguido de Materias Primas, Plástico y Caucho, con un 19,1% del total. Le sigue la Química Orgánica (13,1%), Otros productos de Químicos (8,1);, Pinturas y Tintas (7,2%), Perfumería y Cosmética (6,9%), Detergencia (6,6%), Materias Primas Farmacéuticas (6,3%), Gases Industriales (2,7%), Química Inorgánica (2,7%), Fertilizantes (2,6%), Agroquímica (1,6%), Colorantes y Pigmentos (1,1%) y Fibras Sintéticas (0,6%).

Actualmente, el positivo comportamiento macro de la economía española desde 2014 y el previsto en los próximos años, en los que tanto el PIB como el consumo y las exportaciones están registrando las cifras de crecimiento más elevadas entre los principales países de la eurozona, permiten vislumbrar unas perspectivas positivas condicionadas a que el precio del petróleo se mantenga en niveles próximos a los actuales.

Este hecho, unido a que el sector químico mantiene hasta 2030 previsiones del crecimiento mundial de su demanda superiores al 4,5% anual, tienen que incitar al gobierno, según el presidente de Feique, Antón Valero, a trabajar de forma eficaz en la mejora de los factores de competitividad del conjunto de la industria española y, particularmente, en aquellos que son fundamentales para el sector químico, tales como el coste de la energía, el desarrollo de las infraestructuras de transporte, la mejora y simplificación de la legislación técnica que nos afecta y la mayor defensa comercial de la Unión Europea ante otros competidores internacionales.

Exportaciones
Del total facturado en 2016, el 55% correspondió a las exportaciones. Pese a que el volumen exportador se incrementó un 1,4%, la cifra de ventas exteriores quedó lastrada por la reducción de los precios, experimentando una caída del 2,1% hasta los 32.500 millones de euros. o obstante, el sector continúa siendo el segundo mayor exportador de la economía española (por CAE).

Respecto al periodo 2007-2016, las exportaciones han registrado un crecimiento acumulado superior al 40% y lo más relevante es que el sector ha mejorado su posición en todos los mercados internacionales extracomunitarios, de modo que ya acogen el 41% de las exportaciones frente al 29% que representaban en el año 2000. Prueba de ello es que la industria química española exporta ya a más de 200 países y estados asociados.

Las principales áreas de destino de las exportaciones del sector siguen siendo la Unión Europea (59% del total), seguida de Asia (13,9%) y América (12,9%). Aunque la Unión Europea sigue congregando el grueso de las exportaciones, en los últimos 16 años el destino de éstas se ha diversificado ganando terreno claramente otras zonas geográficas del globo como Estados Unidos, Canadá, China, Polonia o Suiza, donde se exporta cada vez más.

Empleo
Respecto al empleo, el sector químico ha crecido un 2% en el primer trimestre de 2017 (según datos de la Encuesta de Población Activa) hasta los 183.000 empleos directos y 360.500 indirectos e inducidos. De esta forma, se ha iniciado una tendencia de recuperación tras el receso registrado en 2016, debido al efecto rebote tras el importante repunte experimentado en 2015.

El sector químico, que genera en conjunto más de 540.000 empleos directos, indirectos e inducidos, contribuye a la generación de riqueza a través del empleo estable, de calidad y alta cualificación. El 94% de la contratación del sector es indefinida (frente al 74% de la media nacional y el 79% de la media de industrial) y el sueldo medio supera los 38.0000 euros brutos anuales por trabajador, 15.200 euros anuales más que la media nacional. Estos parámetros resultan especialmente relevantes, precisamente, en una etapa en la que la crisis ha provocado, más allá de la destrucción del empleo, una precarización laboral.

Asimismo, el sector químico apuesta además de manera permanente por la cualificación de sus empleados al destinar 223 euros anuales por trabajador a formación, casi el doble que la media industrial (119 euros).

Un factor clave para la competitividad del sector químico es, sin duda, su capacidad innovadora. En 2016 el sector incrementó en un 8,7% el número de investigadores contratados. De esta forma, un 23% de los investigadores que trabajan en empresas industriales lo hace en una empresa del sector químico. Asimismo, el 57% de las compañías del sector son empresas innovadoras, más del doble que la media industrial (23,2%).

*Para más información: www.feique.org

Otras noticias