Avance de ITENE para facilitar el vaciado de envases


30/11/2021

En el marco del proyecto de investigación Biosurfink, el centro tecnológico ITENE ha logrado rebajar la adhesión de líquidos a los materiales de los envases que los contienen para facilitar su vaciado.

Itene biosurfink

Se trata de un desarrollo importante e interesante para luchar contra el desperdicio alimentario, ya que permite aprovechar el contenido del envase al máximo. Asimismo repercute en una mayor facilidad de reciclado de los envases ya que contienen menos contaminación por contenido.

Biosurfink, que ha contado con financiación de la Generalitat Valenciana, ha conseguido modificar químicamente la superficie del material y aportar nuevas funcionalidades asociadas. En las pruebas realizadas se ha rebajado la energía libre de superficie de un polímero reciclado (PET) utilizado en la fabricación de envases para salsas. Tras la modificación química, se ha constatado la significativa disminución de la adhesión de los líquidos.

De esta manera, en el proyecto también se han desarrollado superficies funcionales para aportarles nuevas propiedades como baja adhesión para fácil vaciado. En este sentido, el jefe del proyecto Biosurfink y responsable de la Unidad de Tecnologías de Impresión y Superficies Funcionales de ITENE, Jesús Palenzuela (en la imagen superior), señala que estos desarrollos están en línea con los requisitos europeos de economía circular; ya que el tratamiento superficial impactará en el reciclado de los envases, de manera que se podrá prescindir de barnices y recubrimientos y, además, reducir el desperdicio alimentario.

Más avances del proyecto Biosurfink de ITENE


De la misma manera, en el marco del proyecto también se ha trabajado el desarrollo de tintas coloreadas biobasadas para la impresión sostenible de envases flexibles por flexografía. Para ello se han empleado matrices poliméricas de fuentes biobasadas. Igualmente, para la elección de los pigmentos se ha optado por fuentes renovables, incluyendo materiales carbonosos para la obtención del color negro o derivaros coloreados provenientes de extractos.

Los componentes individuales de las tintas se han dispersado en mezclas de disolventes derivados de fuentes vegetales y/o agua. De esta forma, las tintas obtenidas ayudan a reducir la huella de carbono; a minimizar la generación de residuos; a la no emisión de compuestos orgánicos volátiles y a no depender de fuentes fósiles. Además, ayudan a la obtención de los certificados de compostabilidad de los artículos sobre los que vayan impresos.

Adicionalmente, se han formulado tintas conductivas para impresión por inkjet con bajo coste; en sustitución de las tintas convencionales mayoritariamente basadas en partículas de plata, que son más costosas. Ello supone para el sector de la electrónica impresa; una ventaja competitiva para la fabricación de sensores, antenas, pistas conductivas y circuitos y demás sistemas de trazabilidad y de autentificación de productos.

Estos desarrollos serán validados en materiales de packaging y en empresas que empleen técncias de impresión como flexografía e inkjet; así como en empresas del sector de envase y embalaje. Concretamente, en fabricantes de envases rígidos y flexibles, cartoncillo y cartón; destinados a sectores premium como cartuchería para productos de alto valor añadido, envase farmacéutico y embalaje para e-commerce.

*Para más información: www.itene.com

MundoPlast

30.11.2021

Otras noticias