PUBLICIDAD

BIO-FED

Enzimas para biodegradar compuestos termoestables


16/03/2022

El proyecto europeo Bizente, coordinado por Aitiip Centro Tecnológico, investiga una tecnología pionera que permitirá biodegradar compuestos termoestables, hasta ahora no reciclables, mediante el uso de enzimas.

proyecto Bizente Aitiip

El proyecto Bizente, que ya lleva 18 meses de trabajos, tiene entre sus objetivos recuperar la fibra de carbono y la resina de los compuestos termoestables para volverlos a utilizar. De esta manera, se lograría reducir la cantidad de residuos de plásticos termoestables no biodegradables un 40%. Unos residuos que actualmente solo pueden ser incinerados o acabar en vertederos.

El proyecto Bizente cobra especial interés desde el punto de vista medio ambiental. Así, por ejemplo, de cara a 2030, se espera que unos 12.000 aviones y 12.000 aerogeneradores lleguen al final de su vida útil. Pero cada año se calcula que se generan unas 430.000 toneladas de residuos de materiales compuestos. De esta manera, gracias a la tecnología de Bizente, basada en ingeniería de proteínas, se podrán descomponer al menos el 27% del total de esos residuos. Además, al cambiar incineración por biodegradación, el impacto positivo de Bizente también se reflejará en una disminución de las emisiones de CO2 liberadas durante dicha combustión.

Cómo funciona Bizente

La tecnología desarrollada en el marco del proyecto de investigación se basa en un modelo biocatalítico de degradación enzimática. Así, se busca conseguir una biodegradación controlada de los materiales compuestos termoestables mediante el uso de enzimas. Ello requiere un diseño previo de dichas enzimas mediante evolución dirigida para  adaptarlas al proceso de degradación. Las reacciones se escalarán dentro de reactores químicos industriales. Tras este proceso, se recuperarán las fibras de carbono de los composites, se estudiarán los subproductos del proceso de degradación y se desarrollará su revalorización. 

Los tipos de polímeros que principalmente pueden ser degradados por enzimas son el poliéster, el poliuretano (PUR) o el tereftalato de polietileno (PET). El mecanismo de degradación es la oxidación o la hidrólisis. Bizente propone una solución novedosa que amplía el proceso biocatalítico a tres resinas termoestables (epoxi, poliéster y viniléster). Se trata de materias primas que no habían sido abordadas anteriormente en la cadena de valor del plástico.

Bizente, en el que participan 10 socios de cinco países, es el primer proyecto aprobado por la Unión Europea para el tratamiento de materiales compuestos, una vez que han llegado al final de su vida útil.

*Para más información: www.bizente.eu / www.aitiip.com

MundoPlast

16.03.2022

Otras noticias