PUBLICIDAD

MECASONIC
COSCOLLOLA

PUBLICIDAD

Reciclar envases plásticos de sustancias peligrosas


26/10/2015

El proyecto europeo Life Extruclean, coordinado por AIMPLAS, busca eliminar la toxicidad de los envases de polietileno que han contenido sustancias peligrosas para facilitar su reciclado.

El Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines, AIDIMA, presentó la semana pasada en la feria Encaja, celebrada en Valencia, el proyecto Life Extruclean, coordinado por el Instituto Tecnológico del Plástico, AIMPLAS, y en el que participa junto a las empresas Acteco y Enplast, punteras en el reciclado de plásticos y la fabricación de envases, respectivamente, y la Agrupación de Exportadores de Transformados, Arvet.

Proyecto Life Extruclean, reciclar envases plásticos de materiales tóxicos.

El proyecto europeo Life Extruclean es una iniciativa coordinada por el Instituto Tecnológico del Plástico, AIMPLAS, con el ambicioso objetivo de eliminar, previamente a su reciclaje, la toxicidad de los envases de polietileno que han contenido sustancias peligrosas, un proceso complejo y costoso en la actualidad.

La exposición, realizada por el director del Dpto. Embalaje y Transporte de Mercancías de AIDIMA, Javier Turégano, mostró la viabilidad del uso de sc-CO2 (dióxido de carbono supercrítico) en el reciclado de polietileno de alta densidad (HDPE) procedente de envases y embalajes que han contenido sustancias tóxicas y peligrosas, como una alternativa al proceso tradicional de reciclado que requiere tres etapas de lavado con un alto consumo de agua, productos químicos y energía.

El empleo de este fluido supercrítico permitiría –según Turégano- la reducción del número e intensidad de las etapas de lavado con las consiguientes ventajas medioambientales y ahorro de recursos. Además, la agresividad de las etapas de lavado reducen la calidad del HDPE reciclado, circunstancia que no ocurriría o lo haría en escasa medida con el empleo de sc-CO2, precisó.

En las pruebas iniciales de descontaminación de granza de HDPE contaminada bajo condiciones controladas, y realizadas con diferentes concentraciones de sc-CO2, la reducción de los niveles de contaminación permite un gran optimismo con respecto a la plena consecución de los objetivos del proyecto, explicó Turégano, quien afirmó que con este sistema Europa podría reutilizar 80.000 toneladas anuales de polietileno, de las más de 100.000 que actualmente genera, al proporcionar un residuo final de gran calidad, evitando así su destrucción mediante incineración, subrayó.

*Para más información: www.aimplas.es / www.aidima.es

Otras noticias