Repsol presenta tres nuevos polipropilenos para impresión 3D, disponibles en formato granza, que cubren las principales necesidades de la tecnología FDM.

15.06.2020 En línea con su estrategia de innovación y diversificación, Repsol ha desarrollado nuevos materiales que además se alinean con el compromiso de la firma en materia de sostenibilidad.

repsol impresión 3D

En este sentido, y gracias a la colaboración con Recreus, start up participada por el fondo Repsol Corporte Venturing, Repsol ha desarrollado tres nuevos grados de polipropileno para la fabricación de filamento para impresión 3D. La colaboración con Recreus se produce dada la experiencia y conocimiento de esta última en el mercado de la producción de filamentos termoplásticos para impresión 3D.

Los nuevos materiales de Repsol y Recreus

Los tres nuevos polipropilenos de Repsol, específicos para fabricación aditiva, están disponibles en formato granza. Según la multinacional química española, han sido desarrollados expresamente para cubrir los más altos requerimientos de los sectores que emplean la tecnología de filamento o FDM (Fused Deposition Modeling). De esta manera, aseguran que los nuevos materiales destacan por sus excelentes propiedades mecánicas, procesabilidad y estabilidad.

Por otro lado, se trata de un desarrollo del producto hecho a medida. Ello les ha permitido modificar sus características para conseguir mejoras en el proceso de impresión con polipropileno. En este sentido, la incorporación de los nuevos materiales de Repsol a los sistemas de impresión FDM permitirá ampliar el uso de impresión 3D con este polímero. Recordemos que el polipropileno destaca por aportar elevadas prestaciones a las piezas finales.

Más posibilidades

Desde Repsol aseguran que su gama de polímeros modificados ayudará a ampliar las posibilidades de las tecnologías aditivas. En este sentido, la impresión 3D no sólo servirá para producir únicamente prototipos, sino también piezas finales perfectamente funcionales. Unas piezas que podrán emplearse por sectores como los de la automoción, el aeroespacial, el sector del juguete, el ocio, el sanitario, etc.

Esto facilitará a su vez la transformación del modelo de una economía de escala y la producción deslocalizada a nivel geográfico, hacia otro centrado en la fabricación de objetos bajo demanda en destino. De esta manera se podrán afrontar más eficientemente situaciones como, por ejemplo, la escasez de material sanitario, vivida durante los peores momentos de la pandemia.

Sostenibilidad

Además, desde Repsol también subrayan el progreso en materia de circularidad que representa la tecnología de impresión 3D. Y esto es así porque ya desde la etapa de diseño permite un menor consumo de material. Asimismo, en la fase de prototipado también se reduce el desperdicio de materiales. Todo ello redunda en una mayor sostenibilidad de los productos.

De esta manera, la apuesta de Repsol por materiales para la tecnología de impresión 3D se engloba dentro de la filosofía de la compañía de hacer una química eficiente en su proceso industrial y orientada a la economía circular. Todo, con el objetivo de lograr que todas sus poliolefinas contengan al menos un 20% de material reciclado para el año 2030.

Por eso, Repsol ha certificado todos sus complejos industriales de producción de poliolefinas y otros productos químicos circulares.

*Para más información: www.quimica.repsol.com

MundoPlast