PUBLICIDAD

HITEMA
×

Un informe de la feria K2022 habla de inestabilidad en la industria europea del plástico


06/06/2022

En un estudio reciente sobre las tendencias a las que se enfrenta la industria europea del plástico, la feria K señala mayor inestabilidad, precios más altos y menor crecimiento.

 granza plástica, control, sostenibilidad, medio ambiente, política medioambiental, industria plástico

La radiografía que la principal feria mundial del sector del plástico hace sobre la industria europea plantea retos en diversos frentes. Así, en el sector de packaging, su principal mercado, la nueva normativa sobre residuos representa un desafío importante en aplicaciones de un solo uso. En el sector de la edificación y construcción, muchos proyectos serán pospuestos por el desvío de fondos públicos a partidas de defensa. En el sector de la automoción, los proveedores de componentes sufren porque los fabricantes de automóviles han recortado la producción, por la falta de chips.

Cuando parecía que los efectos negativos del COVID-19 quedaban atrás la tragedia del conflicto de Ucrania vuelve a echar por tierra las previsiones de recuperación.

A finales de marzo, Martin Wiesweg, Director Ejecutivo de Polímeros en EMEA de IHS Markit, señalaba que la guerra de Ucrania, además de suponer una catástrofe humanitaria, estaba afectando al negocio de los plásticos. Sobre todo, en términos de inflación de costes, de empeoramiento de los cuellos de botella en las cadenas de suministro, incluyendo el abastecimiento de energía. A todo ello hay que sumar la amenaza de una caída de la demanda por miedo a la estanflación mundial.

Inflación

En marzo de este año, la inflación en la UE alcanzó cifras históricas, un 7,5%. Según S&P Global Economics, se espera que la eurozona crezca un 3,3% este año, frente al 4,4% previsto inicialmente. Asimismo, las previsiones indican que la inflación se situará en el 5% este año y se mantedrá por encima del 2% en 2023.

«En el pasado, los elevados precios del petróleo pesaron negativamente en la demanda de plásticos en Europa«, comenta Wiesweg. Si los precios se disparan aún más, el poder adquisitivo de los consumidores podría desplomarse, lo que afectaría a las ventas minoristas. Los sectores impulsados por la renta discrecional del consumidor, como el sector de los electrodomésticos, los productos de consumo y la automoción, se verían perjudicados. Por ello, según el director de IHS Markit, «a corto y medio plazo, Europa podría ser testigo de una contracción en la demanda de polímeros«.

Alemania, locomotora del sector

En Alemania, que sigue siendo el motor de la industria europea del plástico, algunos sectores también están sufriendo. Según la organización que agrupa a la industria alemana transformadora de plástico, GKV, las ventas del sector aumentaron un 12,6 %, hasta los 69.400 millones de euros, en 2021; pero hay amenazas. Entre ellas, la explosión brutal de costes de las materias primas y la energía; así como los numerosos retrasos en las entregas y las consiguientes suspensiones de pedidos, sobre todo en el sector de la automoción.

Y es que han sido varios los fabricantes de coches europeos que han suspendido temporalmente la producción en los últimos meses; con importantes efectos negativos en la cadena de suministro, incluido el cierre permanente de algunos transformadores. Aunque la consultora ICIS cree que la producción de automóviles en la UE crecerá un 17% en 2022, seguirá un 26% por debajo de la de 2019.

El presidente de GKV, Roland Roth, a principios de marzo, se refirió a las perspectivas económicas de sus miembros para 2022. Así, si cerca de de la mitad esperaban un crecimiento de las ventas, un cuarta parte preveía caídas. Varios de ellos, incluso se planteaban deslocalizar o suspender la producción.

Roth pidió una reducción de los impuestos gubernamentales sobre los precios de la energía. También se refirió a las recientes subidas de precios de las materias primas como «casi demenciales». Y es que, de media, los precios de los plásticos en Europa aumentaron más del 50% interanual en el primer semestre de 2021. En febrero de 2021, por ejemplo, el PET virgen se vendía a alrededor de 1 euro/kg. En marzo de este año, el precio rondaba los 1,7 euros/kg. El PE lineal de baja densidad pasó de unos 1,2 euros/kg a aprox. 1,9 euros en el mismo periodo.

Situación en Italia

Por su parte, desde Unionplast, asociación de empresas italianas transformadoras de plásticos, han puesto el grito en el cielo por los precios de la energía. Según su presidente, Marco Bergaglio, «el aumento de los costes de la energía y la dificultad para encontrar materias primas es una combinación mortal para nuestro sector y constata el riesgo real de no poder responder a las demandas de los clientes. Esta situación tiene consecuencias inevitables también en los precios de nuestros productos«.

Fabricantes de maquinaria para plásticos

Esta situación contrasta con la del mercado europeo de maquinaria para plásticos. Así, en marzo de este año, Thorsten Kühmann, Secretario General de EUROMAP, la Asociación Europea de Fabricantes de Maquinaria para Plásticos, declaró el elevado número de pedidos. Algo que se traducirá en crecimientos anuales de las ventas de entre un 5 y un 10%.

Por su parte, Dario Previero, presidente de Amaplast, la asociación de productores italianos de maquinaria y moldes para plásticos, señaló a cierre de 2021 que la producción había estado cercana de los niveles previos a la pandemia y que 2022 se situaría por encima.

Ulrich Reifenhäuser, CSO de Reifenhäuser Group y presidente del consejo consultivo de expositores de la K, también reconocía el buen nivel de pedidos de su empresa. Lo mismo que Stefan Engleder, CEO de Engel, que dijo que esperan cerrar el ejercicio 2021/2022 con un aumento significativo con respecto al año anterior. En la misma línea, Gerd Liebig, CEO de Sumitomo (SHI) Demag, afirma que las ventas de máquinas van camino de superar los niveles pre-pandemia. «La demanda sigue aumentando en los modelos totalmente eléctricos, y prevemos que esta ratio seguirá creciendo«, señala Liebig.

Desde Arburg, Gerhard Böhm, Director Gerente de Ventas y Servicios, apunta que «en 2021 vendimos más máquinas que nunca; y este año seguimos teniendo un buen número de pedidos en marcha». Pero también señala que los precios de los materiales y los plazos de entrega son motivo de preocupación.

El sector del packaging

Los elevados y crecientes precios de las resinas en todo el mundo hacen que el mercado de los envases esté sometido a una constante presión. Ello hace que una de las tendencias sea reducir el uso de material utilizado mediante envases con paredes cada vez más finas.

La evolución hacia las tapas fijas (obligatorias a partir de 2024 en virtud de la Directiva sobre plásticos de un solo uso); y las ampliaciones de la Responsabilidad ampliada del productor (en vigor en 2023) tendrán inevitablemente una gran influencia en este sector. También, la nueva Tasa de la UE sobre los residuos de envases no reciclados

De hecho, la industria europea de los plásticos tiene que hacer frente a varias normativas relativas a los residuos de plásticos. Por ejemplo, ya es obligatorio que el 55% de todos los envases de plástico de la UE sean reciclables en 2030; y está la tasa sobre los residuos de envases de plásticos no reciclados. Además, algunos países también están introduciendo legislación local en la materia.

Bioplásticos

En cuanto a los bioplásticos, la Asociación Europea de Bioplásticos echa de menos el apoyo por parte de la administración europea. En este sentido, explican: «La Comisión europea a veces tiene posturas contradictorias sobre los bioplásticos. Las posturas de los Estados miembros sobre los bioplásticos también varían mucho, el entorno normativo es todo, menos armonizado. Esto desalienta la inversión en I+D y en capacidades de producción«.

A pesar de estos retos, la evolución de los bioplásticos en Europa es «muy positiva». Las capacidades de producción mundiales todavía representan menos del 1 % de los más de 367 millones de toneladas de todos los plásticos; pero en 2026 la producción de bioplásticos superará por primera vez la cifra del 2%». La capacidad de producción de bioplásticos en Europa se acercaba a las 600.000 toneladas en 2021; y se espera que aumenten hasta el millón de toneladas en los próximos cinco años.

Reciclaje e industria del plástico

Otra tendencia clara de la industria del plástico es el crecimiento del sector del reciclado, impulsado por la legislación. En este sentido, desde la consultora AMI destacan que el reciclaje mecánico de plásticos se ha convertido en el foco de atracción de las inversiones del sector.

En 2021 se produjeron en Europa 8,2 millones de toneladas de plástico reciclado. Se prevé que esta cifra crezca a un ritmo del 5,6% anual hasta 2030. Si se compara con la cantidad de plásticos que entraron en el flujo de residuos ese año, 35,6 millones de toneladas, tenemos una tasa global de reciclaje de plásticos del 23,1%. Lo más probable es que esa cifra aumente a medida que la industria del plástico realice inversiones en tecnologías de reciclaje.

Hablan empresas de maquinaria

El panorama de cómo convertir los plásticos reciclados en productos de alto valor parece que se va aclarando. Engleder, de Engel, explica: «Gracias a la creación de redes horizontales a lo largo de la cadena de valor, en el futuro ya no tendremos que reducir el ciclo de los materiales; sino que podremos reciclarlos o incluso mejorarlos. Si intercambiamos información y datos entre las empresas, podremos reciclar los residuos de plásticos y volver a fabricar productos de plástico de alta calidad a partir de ellos». La transformación digital es el requisito previo para avanzar rápidamente en los temas de sostenibilidad«.

En Sumitomo (SHI) Demag, el CEO Liebig coincide en que el procesamiento de reciclados en sí mismo no es un reto tecnológico insuperable. «El mayor reto es conseguir un rendimiento comparable de los componentes y estabilizar las propiedades no uniformes de los materiales a través de la monitorización inteligente de los procesos«, comenta. «Hay muchos proyectos prometedores en marcha, aunque el rendimiento del reciclado sigue dependiendo de la pureza«.

Michael Ruf, CEO de KraussMaffei, explica: «La economía circular no solo es un imperativo ecológico, sino también económico. Por ello, es un pilar básico de la estrategia de producto de KraussMaffei. Los clientes ya han reciclado más de un millón de toneladas de plásticos con nuestros sistemas«.

Sin embargo, a veces es una lucha ardua. Guido Frohnhaus, Director de Tecnología e Ingeniería de Arburg señala: «Mientras los materiales reciclados sean más caros que los vírgenes, las empresas se plantearán por qué tienen que utilizarlos a costa de su propia rentabilidad. Necesitamos que el entorno político establezca directrices legales claras a este respecto, y la UE debe ir más allá de dictar prohibiciones sobre productos plásticos individuales, también debe aportar un respaldo riguroso a la economía circular«.

En Coperion, Marina Matta, Responsable de Equipo de Tecnología de Procesos de Ingeniería de Plásticos señala: «Observamos muchos avances que están mejorando la calidad de la clasificación y el lavado de los residuos. El proceso de pirólisis también ha mejorado de forma significativa para que el reciclaje pueda realizarse de una forma mucho más eficiente desde el punto de vista energético«.

Polímeros sostenibles

En el campo de las materias primas, los productores europeos de polímeros están haciendo grandes esfuerzos para mejorar la sostenibilidad de sus productos. Así, como explica Richard Roudeix, Vicepresidente Senior de Olefinas y Poliolefinas de LyondellBasell para EMEA, «Llegar a la neutralidad climática en 2050 requiere una profunda transformación de la industria en un plazo relativamente corto; sobre todo si se tiene en cuenta que algunas tecnologías para descarbonizar completamente nuestros procesos están todavía en las fases iniciales de desarrollo. Actualmente, los altos costes de la energía están restringiendo los beneficios de la industria justo cuando esta necesita fondos adicionales para hacer inversiones en descarbonización«.

A pesar de las diferencias entre los productores de polímeros y los responsables políticos europeos sobre las medidas para pasar a una economía verde, Roudeix sugiere que una tasa basada en la reciclabilidad de un producto podría utilizarse para financiar mejoras en infraestructura y programas para el reciclaje de plásticos.

LyondellBasell pretende producir y comercializar dos millones de toneladas métricas de polímeros reciclados y renovables al año para 2030. Ya ha presentado plásticos fabricados a partir de residuos plásticos reciclados mecánica y químicamente, así como materias primas de origen biológico.

El ejemplo de SABIC

En la misma línea, SABIC presentó en 2019 polímeros circulares certificados producidos mediante el upcycling de plásticos usados. «Pero la realidad es que actualmente la demanda de plásticos reciclados es mayor que la oferta disponible«, afirma un representante. «Los fabricantes tienen que encontrar la manera de aumentar esa escala para propiciar un cambio real«.

Según SABIC, es necesario un mayor respaldo de los gobiernos para ayudar a la industria a escalar nuevas técnicas como el reciclaje químico. «Por ejemplo, es importante que el marco normativo europeo reconozca la resina reciclada químicamente como equivalente a la resina virgen para aumentar la disponibilidad e impulsar la escalabilidad«.

La Directora Gerente de Plastics Europe, Virginia Janssens, afirma que sus miembros apoyan el 30% de contenido reciclado en los envases de plástico para 2030 como fija la UE. También ha anunciado una previsión de inversión de 7.200 millones de euros para el reciclaje de productos químicos para 2030 en Europa.

*Para más información: www.k-online.com

MundoPlast

06/06/2022

Otras noticias