PUBLICIDAD

PRIMEBIOPOL
×
DOMO

PUBLICIDAD

Avances de Stadler en los procesos de reciclado de plástico


24/03/2021

La economía circular no puede existir sin una demanda de productos reciclados de alta calidad, según Stadler.

stadler, reciclado de plástico

El especialista en plantas de clasificación para la industria del reciclaje, Stadler destaca la tendencia en el sector del reciclado del plático por mejorar la calidad final del producto y de esta manera fomentar la economía circular. En este sentido, más del 80% de los proyectos de plantas de clasificación de plástico desarrollados en 2020 por la compañía se destinaron a mejoras de instalaciones para lograr un producto final de alta calidad.

En el contexto actual de fomento de la economía circular por parte de las administraciones y del resto de actores, la industria del reciclaje juega un papel destacado. Así, se enfrenta al reto de maximizar la cantidad de plástico que recupera de los residuos y producir resina postconsumo (PCR) de alta calidad comparable a la resina virgen.

Para conseguirlo, la tecnología de clasificación es fundamental. Por ello las plantas Stadler de clasificación mecánica son capaces de alcanzar una eficiencia del 95%; ampliable al 100% con equipos electrostáticos o de lavado.

Amplia oferta de aplicaciones para los plásticos reciclados

La concienciación de la población exige un compromiso de todos los actores implicados para que cambien su forma de actuar. La legislación impone exigencias cada vez mayores a los fabricantes para asegurar que se utilizan ciertos porcentajes de residuos de plástico o plástico reciclado en sus productos nuevos. Asimismo muchas grandes marcas se han comprometido a gestionar sus productos y envases de plástico, una vez llegado el final de la vida útil de los mismos.

Los fabricantes también están encontrando nuevos usos a la PCR, para que el reciclaje no tenga que limitarse a la transformación botella a botella, apunta Enrico Siewert, Director de Desarrollo de Productos y Negocio en Stadler. Por ejemplo, -añade- se pueden hacer palets de plástico reciclado. Si tenemos en cuenta que el 95% de los productos se transporta en palets de madera; podemos imaginarnos el enorme beneficio medioambiental que supondría fabricar palets a partir de residuos de plástico. Otro uso innovador de la PCR sería fabricar travesas para trenes, que también permitirían reducir las necesidades de madera. Son extremadamente duraderas, resistentes tanto al agua como a los insectos y tienen un precio muy competitivo.

Usos cada vez más populares para la resina plástica reciclada del posconsumo son las fosas sépticas para enterrar, o los botes de pintura de más de 3,5 litros.

Estas nuevas soluciones, unidas a la presión social y a los cambios normativos están incrementando la demanda de resina plástica postconsumo de alta calidad.

Evolución del sector del reciclaje y Stadler

El sector del reciclaje está respondiendo a esta demanda, mejorando sus instalaciones para conseguir una resina posconsumo de alta calidad que haga posible la economía circular.

Stadler se encuentra en pleno centro de esta evolución: Desarrollamos la tecnología avanzada que necesitan las plantas de reciclaje, indica Enrico Siewert. Creamos y desarrollamos sin parar nuevos procesos para adaptar las plantas de nuestros clientes a sus necesidades que están, sin duda, en continuo cambio. Estamos siendo testigos de primera mano de que el sector está dando un paso adelante para satisfacer esta nueva demanda; el año pasado, las mejoras y ampliaciones de plantas supusieron más del 80% de nuestros proyectos en el sector del plástico; un incremento superior al 38% con respecto a 2019.

Desde Stadler se quiere lanzar el mensaje de que técnicamente se han resuelto los problemas que la resina del posconsumo causaba en las máquinas de los transformadores por falta de consistencia. En este sentido, Siewert comenta: Los equipos han progresado muchísimo y han llegado a un punto en que es posible contar con materias primas muy fiables. El cliente puede estar seguro de que cada carga de PCR que reciba; y que mezcle con sus materias primas vírgenes, será igual a la anterior o a la siguiente y no habrá diferencia alguna de una a otra. Parece una tontería, pero es algo fundamental.

Contamos con la tecnología necesaria para procesar plástico de forma eficiente y producir PCR de alta calidad constante que puede usarse para fabricar productos nuevos; no tienen por qué ser productos para el consumidor final ni válidos para uso alimentario, pero sí productos con valor en el mercado. Los fabricantes son conscientes de la existencia de este problema y quieren solventarlo cuanto antes. A medida que aumente la concienciación de estas posibilidades, lo hará también la demanda de PCR; y, consecuentemente, lograremos impulsar el desarrollo hacia la economía circular, concluye Enrico Siewert.

*Para más información: www.w-stadler.de

MundoPlast

23.03.2021