PUBLICIDAD

MAAG
COSCOLLOLA

PUBLICIDAD

Stadler promueve el reciclaje de plástico negro


23/09/2022

Stadler señala el potencial que presenta el reciclaje de plástico negro que hasta hace poco presentaba dificultades para su detección en la fracción de residuos.

plástico negro

Stadler, uno de los proveedores más importantes de plantas de clasificación para la industria del reciclaje, está experimentando un aumento de la demanda de sistemas capaces de recuperar el plástico negro del flujo de residuos.

Hasta hace poco, el plástico negro no podía detectarse con la tecnología de infrarrojo cercano (NIR). Como explica Enrico Siewert, Director de Producto y Desarrollo de Mercado de Stadler: «El emisor lanza una luz sobre el material, y el sensor realiza una lectura de la energía que refleja ese material. No obstante, el negro de carbón absorbe toda la luz, de forma que la señal no devuelve información alguna y el sensor no lee nada. Esta situación hace que el plástico negro sea indetectable con la tecnología habitual disponible en las plantas de reciclaje«.

Ante esta situación, numerosas empresas han buscado una solución, de tal manera que, a día de hoy, existen varias formas de recuperar este material. Así, existe un sistema de clasificación en seco, basado en sensores NIR con aditivos negros visibles, en los que el infrarrojo puede detectar los distintos tipos de polímeros. También existen otro tipo de sensores que clasifican materiales negros, también por polímeros. Con este sistema en seco basado en sensores se puede clasificar correctamente el PE negro, PP negro, PET negro y PS negro.

Para Enrico Siewert, la tecnología basada en sensores es la más avanzada, ya que que actualmente permite separar el plástico negro tanto por color como por polímero. “Esta evolución -apunta Siewert- fundamental. Sin duda nos encontramos en un antes y un después porque se crea una nueva fuente de ingresos y se facilita reciclar materiales que, de otra forma, acabarían incinerados o en el vertedero».

plastico negro

Recuperar el plástico negro es rentable

El plástico negro constituye una proporción muy importante de los residuos domésticos cuyo valor para las empresas de reciclaje, según Enrico Siewert puede suponer hasta el 15% de su material de entrada. En este sentido, poder recuperar el plástico negro del flujo de residuos, representa para los recicladores contar con una nueva fuente de ingresos con la que no contaban hasta ahora.

Siewert también hace referencia al hecho de que cada vez se fabrican más envases con plástico negro, al emplearse más contenido reciclado. «Al reciclar envases postconsumo, si no se clasifica de forma rigurosa por color, el producto que se obtiene es una resina gris. Este material no puede convertirse nuevamente en material de color blanco, por lo que muchos transformadores le añaden negro de carbón para lograr un color uniforme mucho más atractivo. La sociedad quiere más contenido reciclado. Por ello, cada vez veremos más y más material negro en el flujo de residuos. Así, los envases continuarán su tendencia hacia un color más oscuro«

Ventajas para la economía circular

La capacidad de detectar plástico negro implica que aumente la cantidad de este material en la cadena de reciclaje. «Tenemos que generar una demanda de este material negro postconsumo. Evidentemente, tiene ciertas limitaciones: no puede emplearse para fabricar productos de color blanco, y no siempre puede utilizarse para fabricar envases aptos para uso alimentario. Todos los que formamos parte de la cadena de valor debemos colaborar para encontrar nuevos usos para el plástico negro. No tiene por qué ser en forma de productos finales, sino que puede emplearse en la fabricación de productos como palés, cubos o traviesas para el ferrocarril. Lo importante es clasificar de forma eficaz el plástico y suministrarlo como materia prima al sector de reciclaje avanzado«, continúa Siewert.

Las empresas de reciclaje químico constituyen un buen ejemplo para el aprovechmiento de este material: «Quieren polietileno y les da igual que sea negro porque lo descomponen en gas y lo convierten en un aceite que se transforma en plástico virgen, lo que cierra el círculo de la economía circular«, afirma.

Desde Stadler también consideran importante ampliar la colaboración intersectorial a diseñadores y productores de envases. «Fabricantes y empresas de reciclaje deben poner en común sus posiciones y afrontar consideraciones como si el consumidor quiere realmente, o necesita, envases de color negro. Si el material no es reciclable, ¿qué es lo que le importa más al consumidor? ¿Prefiere una solución de círculo cerrado para los envases que compra, o se decanta más por el componente estético? Esta estrategia ayudaría a afrontar el problema del plástico negro y lograr una mejor recuperación del flujo de residuos«.

*Para más información: https://stadlerselecciona.com/

MundoPlast

23.09.2022

Otras noticias