CICLOPLAST

PUBLICIDAD

ZF Vigo confía en la tecnología DCIM de KraussMaffei


15/11/2022

La empresa española ZF Vigo ha adquirido recientemente un sistema DCIM de KraussMaffei (inyección directa de compuestos) para realizar sus propias formulaciones.

KraussMaffei ZF Vigo
De izquierda a derecha: Eduardo Casas (ZF, especialista en moldeo por inyección), Edgar Lopez (ZF, ingeniero de fabricación), Thomas Drogi (KraussMaffei, ingeniero de procesos), Christian Seyferth (KraussMaffei, Global Expert Sales), Achim Härtel (ZF, Core Engineer Plastics), Jacob Seco (ZF, Manufacturing Engineer Specialist), José Trasobares (ZF, Manufacturing Engineering Manager), Ángel Lemus (Coscollola, Director Post-Venta), Antonio Muñoz (Coscollola, Director Comercial Inyección), y Ramazan Baser (Motan, Ingeniero de Proyectos).

La cuestión de los materiales está siempre muy presente en la industria transformadora de los plásticos. La innovación en nuevos proyectos o los posibles cambios en los requisitos mecánicos de los componentes así lo ponen de manifiesto. Asimismo, cada vez son mayores las exigencias en materia de transparencia y trazabilidad para los transformadores. De forma que se pueda encontrar de una manera rápida la causa concreta de cualquier problema que surja con una pieza. Por todo ello, ZF Vigo ha confiado en el sistema DCIM de KraussMaffei para desarrollar y producir sus propias formulaciones. Se trata de una solución atractiva para componentes de tamaño medio y pequeño.

Con su extrusora monohusillo, el sistema DCIM de KraussMaffei resulta especialmente adecuado y rentable para pesos de inyección de 50 a 2.000 gramos. La tecnología DCIM amplía el probado sistema IMC (inyección de compuestos, con extrusora de doble husillo), adecuado, sobre todo, para piezas a martir de 1.500 gramos.

De esta manera, la extrusora monohusillo DCIM se instala en una posición superpuesta que ahorra espacio en una máquina de moldeo por inyección hidráulica estándar (generalmente la serie GX de KraussMaffei). Ambos funcionan de forma coordinada. Esto significa que la extrusora se detiene automáticamente cada vez que se alcanza el volumen de inyección para el siguiente ciclo.

Desde ZF, Achim Härtel, Core Engineer Plastics de la firma, valora especialmente las ventajas de eficiencia energética del sistema DCIM. Todo el proceso se realiza en una sola colada, ya que la masa fundida del compuesto entra en la unidad de plastificación de la máquina de moldeo por inyección sin paradas ni enfriamientos intermedios. Esto reduce la degradación del polímero, los costes energéticos y la huella de CO2.

DCIM de KraussMaffei: fiabilidad incluso con viscosidades medias

La tecnología DCIM de KraussMaffei también se puede utilizar para procesar materiales con una viscosidad media. Esto supone una ventaja frente a otros proveedores cuyas soluciones solo permiten incorporar fibras en una matriz de baja viscosidad. Cuanto mayor sea la viscosidad, mejores serán las propiedades mecánicas de los componentes, lo que es importante sobre todo para productos relacionados con la seguridad del automóvil como los que fabrica ZF Vigo.

El husillo de la extrusora DCIM asegura una perfecta homogeneización del polímero base, fibras añadidas, aditivos y masterbatch. Ello es posible porque se ha desarrollado específicamente para ello y cuenta con una relación inusualmente grande longitud-diámetro de 30 L/D. Las máquinas de moldeo por inyección estándar ofrecen una relación de 17-23 L/D).

Flexibilidad y rentabilidad

Las piezas técnicas que se ponen en cuestión para el compounding directo suelen tener tiempos de ciclo de 20 segundos o más. En estos casos, el procesamiento de material adicional se realiza sin afectar el tiempo del ciclo en absoluto. Si no se necesita compounding, la máquina DCIM también se puede utilizar como una máquina de moldeo por inyección estándar sin ningún tipo de conversión. Como resultado, el transformador de plásticos obtiene la máxima flexibilidad, sobre todo porque, según KraussMaffei, el gasto adicional de invertir en DCIM se amortiza en pocos meses.

Materiales reciclados y bioplásticos

Como apunta Jacob Luis López, Ingeniero Especialista en Fabricación de ZF Vigo, DCIM resulta especialmente interesante para el procesamiento de materiales reciclados, bioplásticos y fibras naturales.

Asimismo, esta tecnología cobra importancia en el actual contexto de elevada competitividad en el sector de la automoción. Y es que tener control sobre el material utilizado es una opción valiosa. De esa manera, es más fácil asumir la responsabilidad sobre todo el producto y obtener una ventaja competitiva creando y desarrollando las propias formulaciones.

En España, los productos de KraussMaffei los comercializa la empresa Coscollola.

*Para más información: www.kraussmaffei.com

MundoPlast

15.11.2022

Otras noticias