Maag

Los puentes grúa Abus, en la Universidad Técnica de Hamburgo


07/04/2020

Los puentes grúa de Abus demuestran que, además de ser válidos para la práctica logística empresarial, resultan también indicados para la investigación académica.

07.04.2020 El Instituto de Ingeniería Logística ITL de la Universidad Técnica de Hamburgo-Harburg forma a nuevos ingenieros de logística y realiza investigaciones para el sector industrial.

Abus grúas

Un elemento clave en la enseñanza y la investigación, así como de la ejecución de proyectos de innovación, es el uso práctico y la experiencia de la tecnología moderna de elevación y transporte y su integración en sistemas autónomos de flujo de materiales en la industria 4.0.

La nueva sala de pruebas del instituto – inaugurada y puesta en funcionamiento en septiembre de 2017 – alberga tecnología de grúas para poder probar y experimentar. Concretamente, cuenta con un puente grúa con control inteligente ABUControl y un sistema de grúa monorraíl suspendida, que sirven al ITL para encontrar soluciones en problemas de aplicación y de futuro en la intralogística.

De esta manera, profesores y estudiantes tienen a su disposición un puente grúa monorraíl, tipo ELV, con una capacidad de carga de 3,2 toneladas y una luz de 10,5 metros, para levantar y transportar cargas por toda la superficie de la sala de pruebas.

Algunas de las características técnicas de las grúas incluyen el guiado electrónico de los raíles a lo largo de los carriles de la grúa, accionamientos controlados por variador de frecuencia para el desplazamiento, el desplazamiento y elevación del polipasto, así como el control inteligente de balanceo y la guía de la ala de las ruedas.

Guía electrónica de la ala de la rueda

Así es como funciona la guía electrónica de la ala de la rueda: los sensores miden la distancia entre las alas de las ruedas y los carriles de la grúa, y el control mantiene esa distancia constante, independientemente de las cargas.

Esto reduce el desgaste de la ala de la rueda, protegiendo así el carril de la grúa y la subestructura que soporta la carga. Además, el control del convertidor de frecuencia a través del ABUliner permite una aceleración continua y el mantenimiento constante de la velocidad seleccionada en los tres movimientos: desplazamiento transversal, desplazamiento de la grúa, elevación y descenso.

Esto permite que el operador de la grúa se pueda acercar a las cargas, levantarlas y depositarlas de forma muy precisa. En la sala de pruebas, por ejemplo, se pueden levantar las cargas individuales y posicionarlos con precisión en un lugar diferente.

Control

El principio de funcionamiento del control del variador de frecuencia ya proporciona un efecto amortiguador en la oscilación de la carga. Sin embargo, el control de la grúa ABUControl cuenta con un sistema electrónico adicional anti balanceo.

El control calcula la oscilación que cabe esperar mediante algoritmos matemáticos que tienen en cuenta parámetros tan diferentes como la posición del gancho, la velocidad de desplazamiento y la aceleración, y luego la compensa mediante los correspondientes movimientos en la dirección opuesta.

Esto proporciona una seguridad a los operadores de grúas menos experimentados que tienen dificultades para evitar el peligro que puede causar una carga oscilante.

La grúa se maneja mediante el control remoto por radio ABURemote: el operario de la grúa puede moverse libremente al posicionar su carga con precisión.

Cargas más pequeñas

Otra parte de la sala, debajo de una plataforma de acero, se utiliza para pruebas más pequeñas. Aquí se utiliza un sistema de railes suspendidos, ya que en esta área no puede acceder el puente grúa monorrail.

El sistema de railes suspendidos se basa en un diseño de sistema modular y puede adaptarse a casi todos los requisitos de espacio, entre otras cosas debido a las diferentes opciones de suspensión y fijación de los raíles de la grúa. De esta manera, el carril de la grúa monorraíl EHB-X instalada, se fija por un lado mediante abrazaderas a las vigas de sección laminada y por el otro lado directamente al techo de hormigón armado mediante tacos. La poca altura y la grúa levantada aseguran el uso óptimo de la altura disponible de la sala.

El sistema de grúa instalado tiene una capacidad de carga de 160 kg y utiliza un polipasto eléctrico de cadena. Este polipasto también tiene un control de variador de frecuencia para asegurar que las cargas muy sensibles se muevan con precisión y suavidad: en esta aplicación del HMI, por ejemplo.

Más detalles

Asimismo, una protección mecánica contra sobrecargas y un interruptor electrónico de límite de elevación para las posiciones de elevación superior e inferior protegen contra el peligro o los daños que pueden ser causados por posibles errores de funcionamiento.

Los usos teóricos y prácticos de la grúa van de la mano en el Instituto de Logística Técnica. Los profesores y estudiantes utilizan la tecnología de las grúas Abus de forma práctica cuando ensamblan o modifican de forma segura sus montajes experimentales.

En teoría, varios componentes de la mecánica, la electrónica y la informática pueden relacionarse entre sí y las soluciones técnicas en la logística pueden elaborarse incluyendo los sistemas de grúa.

*Para más información: www.abusgruas.es

MundoPlast