Los bioplásticos ecovio de Basf contribuyen a la economía circular

Un estudio independiente de ETH Zürich demuestra que el bioplástico compostable ecovio M 2351 de Basf (PBAT) se biodegrada en la tierra.

19.07.2019 A partir del plástico compostable certificado ecovio, Basf ha desarrollado una gama de materiales destinada a una amplia variedad de aplicaciones que se pueden utilizar en todo el ciclo alimentario.

ecovio, basf, bioplásticos, plasticos biodegradables, plásticos compostables, compostabilidad, biodegradabilidad, plásticos, bioplásticos. PBAT, ecovio M2351, economía circular

Ahora, numerosos estudios de instituciones de investigación independientes confirman las ventajas de ecovio para la producción, el embalaje, el transporte y la recogida de residuos, que se basan en la biodegradabilidad certificada del material para el compostaje industrial y doméstico, así como en el suelo.

Así, los estudios lo demuestran: se reduce la cantidad de desecho alimentario, los nutrientes vuelven al suelo por medio de mayor volumen de compost generado y se evita la acumulación de plásticos en el suelo.

Agricultura

Esto es especialmente útil en agricultura, donde el film de polietileno utilizado para aumentar el rendimiento de muchos cultivos, con frecuencia, resulta complicado de recuperar.

Así, un estudio de ETH Zürich ha demostrado por primera vez que los microbios del suelo pueden alimentarse con el film fabricado con tereftalato de adipato de polibutileno (PBAT).

Los microorganismos emplean el carbono del polímero para generar energía y formar biomasa. Esto significa que el PBAT se degrada biológicamente en el suelo y no permanece en  él como un microplástico, algo que sí ocurre con el PE.

En este sentido, ecovio M 2351 de Basf es un plástico certificado (EN 17033) biodegradable en  el suelo y destinado a film agrícola.

El material está formado por el copoliéster biodegradable ecoflex (PBAT) y por otros polímeros biodegradables fabricados con materias primas renovables.

Las películas fabricadas con ecovio M 2351 se pueden dejar en el suelo tras la cosecha, con lo que se evita el laborioso proceso de recogida y reciclaje.

Los microorganismos naturales, como bacterias u hongos, reconocen la estructura de la película de acolchado de ecovio M 2351 como un alimento que pueden metabolizar.

Los productos finales que quedan tras la biodegradación por parte de los microorganismos son CO2, agua y biomasa.

*Para más información: www.biopolymers.basf.com

MundoPlast

19/07/2019|Tendencias|

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies