PUBLICIDAD

BIO-FED

Cannon permite a Benteler-SGL producir piezas reforzadas con fibra de carbono


14/03/2014

Benteler-SGL ha elegido equipos de Cannon para la producción de nuevas e innovadoras piezas reforzadas con fibra de carbono para vehículos BMW.

Las principales razones de esta elección incluyen, entre otras, la disponibilidad, por parte de Cannon, de ofrecer un paquete completo de producción (máquinas de mezcla química, prensas de alto tonelaje, preformadoras para fibra de carbono y moldes) y la presencia a nivel local de un equipo de atención técnica.

Cannon suministra una celda completa de producción a Benteler.

Benteler Automobiltechnik GmbH, con más de 24.000 empleados en el mundo entre 20 oficinas de ventas y desarrollo y 70 fábricas en 29 países, desarrolla y produce módulos, componentes y piezas para motor, cuerpo y chassis. La empresa conjunta Benteler-SGL Automotive Composites desarrolla, produce y comercializa componentes basados en Polimeros Reforzados en Fibra de Carbono (PRFC) para la industria automovilística.

Entre sus numerosos referentes destacan los nuevos modelos Series i3 e i8 de BMW que utilizan un total de más de diez componentes fabricados por la empresa en su nueva planta de producción de Ried, Austria.

Cannon Deutschland en cooperación con Cannon Ergos ha suministrado la instalación necesaria para este importante contrato. La planta de producción totalmente automática que Cannon ha suministrado a Benteler SGL incluye:

• una unidad dosificadora de alta presión Cannon ESTRIM para aplicaciones de resinas Epoxy, acorde al método de distribución Cannon LLD (Liquid Lay Down)

• dos prensas de 1.000 toneladas para una polimerización rápida de las piezas

• cinco robots de manipulación de las fibras de carbono y las piezas acabadas

• el set completo de controles electrónicos, aparatos de seguridad y depósitos para las sustancias químicas.

El método de distribución LLD usado en esta planta consiste en depositar un lazo líquido de preparado de resina encima del refuerzo en fibra de carbono. Luego, el sándwich de varias capas de fibras de carbono se moja con un film uniforme de líquido que impregnará perfectamente la superficie una vez prensada en el molde. La ausencia de flujo hacia el molde de resina reactiva procedente del cabezal mezclador reduce drásticamente la presión contraria que se genera durante la inyección, permitiendo el uso de prensas de bajo tonelaje.

Todo esto se traduce en un menor gasto en moldes y herramientas, y en un consumo energético reducido en cada ciclo, que significa una reducción de costes de producción.

Los cabezales de mezcla a alta presión utilizados para la tecnología ESTRIM permiten el uso de fórmulas reactivas rápidas, capaces de producir piezas que se pueden desmoldar después de sólo tres minutos, un tiempo de ciclo entre pieza y pieza muy apreciado por los fabricantes de la industria automovilística.

Un aspecto peculiar del suministro es la posibilidad de utilizar fibras de carbono recicladas, obtenidas a partir de residuos generados en las fases de preformado y recorte de la misma planta o de otras unidades de producción de PRFC. Gracias al uso de material reciclado se puede obtener un ahorro sustancial en costes de fibra, así como una solución a grandes problemas medioambientales y de eliminación de residuos.

*Para más información: www.cannon.com / www.benteler.com

Otras noticias