GNEUSS

PUBLICIDAD

El plástico, a nuestros pies


10/09/2008

Más de 10 millones de personas en todo el mundo tienen unas Crocs, las sandalias de plástico en colores fuertes y con agujeros que últimamente inundan las calles. Un negocio cuyos ingresos del último trimestre alcanzaron los 222,8 millones de dólares (unos 157,3 millones de euros).

El plástico está de moda en la moda. Si bien hasta ahora lo veíamos en relojes, gafas, pendientes y, en general, todo tipo de complementos, ahora se está extendiendo su uso en el sector del calzado. Sandalias cangrejeras, otras que imitan a red, manoletinas, bailarinas… y en infinidad de colores. Sin duda han sido el look del verano.

La empresa Crocs nació hace cinco años. Sus sandalias llegaron a España el verano pasado. Este año están de moda. Tanto es así que ahora no sólo se comercializan esta especie de zuecos sino que la firma ha desarrollado varias líneas diferentes, enfocadas a mujer, hombre y niño.

Estética y gustos individuales a parte, el principal motivo por el que se venden las Crocs es el de la comodidad. Además, frente a los tradicionales zuecos blancos, las Crocs no resbalan. Es por ello que el 90% de los trabajadores de hospitales de Euskadi los utilizan y su uso cada vez es más normal en empleados de clínicas y hospitales. Y, como ellos, muchos trabajadores de sectores en los que se han de pasar muchas horas de pie al día, como el de la restauración, optan por este calzado.

El hecho de que muchos famosos se dejen ver con Crocs también las ha popularizado. En la serie de televisión Anatomía de Grey –cuyo escenario es precisamente un hospital– no se las quitan, Arguiñano las lleva en su espacio de cocina y hasta se han visto fotos de Bush con ellas. Incluso una estrella de la BA, Charlie Villanueva, ha decidido donar 10.000 de ellas para los niños más desfavorecidos de la República Dominicana.

Sin embargo, también ha habido quejas. El Instituto acional Japonés de Tecnología y Evaluación ha hecho público un aviso sobre el peligro de este calzado en escaleras mecánicas, después de que varias personas perdieran uñas y dedos al quedarse enganchadas sus sandalias en ellas.

Por otro lado, no son antiestáticas, conducen electricidad, lo que podría generar interferencias con las máquinas de los hospitales. Por este motivo se ha prohibido su uso en hospitales de Austria. Puede que la empresa se plantee sacar una línea especialmente pensada para los profesionales de la sanidad.

Sea como sea, han creado tendencia. Muchas marcas conocidas están sacando modelos en esta línea.

Todo un negocio

Sólo en el segundo trimestre de este año, los ingresos derivados de la venta del calzado de Crocs alcanzaron los 222,8 millones de dólares (unos 157,3 millones de euros). Si bien estos resultados son peores que los del mismo trimestre de 2007 y las ventas cayeron un 20% en el mercado nacional (Estados Unidos), debido, sobre todo, a la crisis de consumo, a nivel internacional, su expansión aumentó en un porcentaje similar.

* Para más información: www.crocs.com

Otras noticias