Envases inteligentes para aumentar la duración de los alimentos frescos


05/02/2009

El primer encuentro anual del proyecto AFISPACK, centrado en el desarrollo de nuevos materiales de envase para que los alimentos frescos eviten, reduzcan y detecten patógenos que los deterioren, se celebró ayer en la sede de ITEE.

La sede del Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística, ITEE, líder de este  proyecto, tque arrancó en noviembre, acogió ayer a investigadores y empresas de toda Europa (España, Italia, Suecia, oruega, Finlandia, Alemania y Dinamarca que participan proyecto), que pusieron en común las primeras investigaciones.

AFISPACK (atural Antimicrobials For Innovative and Safe Packaging) cuenta con 17 integrantes, 9 de ellos universidades y centros tecnológicos y 8 empresas de toda Europa, y alcanza, en tres años, un presupuesto de 3 millones de euros.

El proyecto nace para ayudar a paliar una realidad y responder a una necesidad de mercado: los alimentos están expuestos a la acción de factores físico-químicos y microbiológicos externos, tales como la luz, el oxígeno, la humedad, y microorganismos que pueden influir negativamente sobre la calidad y seguridad del producto y con el tiempo conducen inevitablemente a su pérdida. El envase tiene como función minimizar la acción de estos agentes, interponiéndose entre el alimento y su entorno. Los alimentos frescos son los más sensibles en este sentido.

El proyecto AFISPACK investigará cómo asegurar y mantener la calidad de esos productos alimentarios en la cadena de suministro mediante el desarrollo de nuevos sistemas de envase que aumenten la duración del producto fresco usando dos tecnologías muy novedosas: el envase activo antimicrobiano y el envase inteligente, este último basado en la monitorización que indica la calidad de los alimentos con los nuevos materiales. Combinando ambos se pretende alargar la vida útil de estos productos con calidad y sobre todo con seguridad. Primero se intentará, con el envase activo, que el producto tarde más tiempo en hacerse malo, y finalmente, con el envase inteligente, se sabrá si el producto está fresco más días.

Por otro lado, los nuevos materiales de envase y sus sustancias activas serán evaluados en términos de riesgo químico, toxicológico, microbiológico y de modelo predictivo, con el objeto de determinar si es posible su inclusión en las listas positivas que está preparando la Comisión Europea para la regulación de los mismos. Este proyecto proporcionará herramientas mejoradas para la evaluación de riesgos de este tipo de envases innovadores.

* Para más información: www.itene.com

Otras noticias