Entre enero y septiembre de 2018, Ercros registró un incremento de sus beneficios del 6,5% y un descenso de sus ingresos del 0,6%.

12.11.2018 En los nueve primeros meses de 2018, Ercros tuvo un beneficio de 36,35 millones de euros, el 6,5% más que en el mismo período de 2017. Por su parte, el resultado bruto de explotación (ebitda) alcanzó los 55,05 millones de euros, en línea con el del mismo período de 2017.

ercros, resultados, enero-septiembre 2018, gastos, ventas, beneficios, ingresos, deuda, contratación, producción de cloro

Ercros pone en valor estos resultados en un contexto de encarecimiento de las principales materias primas y energías, con la electricidad a la cabeza. Algo que, según la compañía, si bien se ha podido compensar con los altos precios de venta de los productos finales, ha impedido consolidar la mejora de rentabilidad experimentada en el primer semestre del año.

De hecho, durante el pasado mes de septiembre los precios de las materias primas y de la electricidad alcanzaron su nivel máximo. En octubre, sin embargo, se inició un proceso de reducción que está aproximando los precios de los principales inputs a los niveles del año pasado.

Ventas e ingresos

Por lo que respecta a las ventas de los nueve primeros meses, ascendieron a 490,91 millones de euros, casi un 1% por encima de las alcanzadas en el mismo período de 2017. Corregidas por el efecto divisa, las ventas aumentaron un 2%, apoyadas en especial por los altos precios de la sosa y los derivados del cloro (hipoclorito sódico y ácido clorhídrico).

El conjunto de ingresos de Ercros entre enero y septiembre alcanzó los 510,90 millones de euros, una cifra que está un 0,6% por debajo de la lograda en los nueve primeros meses de 2017.

La disminución de la partida de suministros en un 17,1%, a pesar del sustancial aumento del precio de la electricidad de los últimos tres meses (un 18% respecto al tercer trimestre del ejercicio anterior), es consecuencia de la reducción del consumo eléctrico derivado de la mayor eficiencia energética de las nuevas instalaciones y de la menor producción temporal de cloro–sosa.

A este mayor coste eléctrico se ha sumado la reducción de los ingresos por el servicio de interrumpibilidad registrados en el epígrafe Prestación de servicios, que experimentó una disminución del 30,8%.

Aprovisionamiento, gastos y amortizaciones

Los aprovisionamientos, por su parte, sumaron 248,44 millones de euros, lo que supone un aumento del 6,6%. Esta subida se debe tanto al encarecimiento de las materias primas (principalmente el metanol y el etileno) como al mayor volumen de compras de EDC y VCM, los productos intermedios empleados en la fabricación de PVC.

Los gastos de personal bajaron un 8%, principalmente por la reducción de plantilla experimentada como consecuencia de la reestructuración del negocio del cloro.

El capítulo de gastos incluyó también dotaciones de provisiones por una variedad de conceptos, por importe de 6,20 millones de euros. En su conjunto, los gastos de Ercros en los nueve primeros meses de 2018 experimentaron una contracción del 0,5%, similar a la del 0,6% experimentada por los ingresos, lo cual explica el mantenimiento del ebitda en la zona de los 55 millones de euros.

Las amortizaciones subieron un 3,2% por las inversiones puestas en marcha, mientras que los gastos financieros se redujeron un 15,8% principalmente por los menores costes asociados a la deuda.

Después del ingreso por impuesto de sociedades de 0,31 millones de euros, el beneficio de los nueve primeros meses del año queda en 36,35 millones de euros, 2,21 millones más que en el mismo período de 2017.

Otros datos

Del balance cabe destacar el aumento del patrimonio neto en 19,06 millones de euros tras descontar del beneficio del período el importe destinado a la compra de autocartera (11,55 millones de euros), al pago del dividendo (5,37 millones de euros) y al pago de la prima de asistencia a la junta de accionistas (0,38 millones de euros).

La deuda financiera neta, por importe de 101,26 millones de euros, aumentó en 12 millones de euros por las inversiones ejecutadas en el período y el aumento del capital circulante.

El tercer trimestre de 2018 ha sido un período de costes particularmente altos, pero -según fuentes de la empresa- no creen que esto altere de forma sustancial las favorables expectativas de futuro de la compañía: la gradual puesta en marcha, entre finales de 2018 y mediados de 2019, de las ampliaciones de capacidad de las plantas de producción de cloro–sosa y polioles nos permitirán aumentar el volumen de producción y ventas de una serie de productos cuyos mercados están viviendo un momento de especial fortaleza, propiciada fundamentalmente por un claro déficit de oferta respecto de la demanda existente.

*Para más información: www.ercros.es