COSCOLLOLA

PUBLICIDAD

Las claves para la competitividad del sector químico


11/06/2015

El VI Encuentro del Sector Químico, organizado por FEIQUE e IESE anteayer en Barcelona, ha analizado las condiciones que deben darse para favorecer el desarrollo sectorial y la dinamización de la inversión industrial.

Este martes ha tenido lugar en la sede del IESE Business School de Barcelona la Jornada Invest&Grow en el marco del VI Encuentro del Sector Químico, organizado conjuntamente por la Federación Empresarial de la Industria Química Española (Feique) e IESE.

Encuentro sectorial del sector químico FEIQUE.

En la jornada, máximos representantes de las principales compañías del sector químico y de las principales industrias demandantes de química como la alimentaria, la del metal, la de la construcción o la de la automoción, han solicitado a los ejecutivos españoles y europeos que se corrijan aquellos factores de competitividad que perjudican a las empresas industriales y que dependen directamente de las políticas desarrolladas por las diferentes Administraciones.

Y es que el conjunto de estas industrias representa dos millones de empleos directos, el 17,4% de los asalariados del sector privado. Asimismo genera casi seis millones de empleos contando indirectos e inducidos, lo que supone prácticamente el 50% de los asalariados del sector privado español.

Sobre esta cuestión, el presidente de FEIQUE, Antón Valero, dijo: este país será tan sólido como lo sea su industria ya que ésta es la principal inductora de riqueza y empleo estable y de calidad. Es especialmente necesario impulsar los sectores estratégicos, aquellos con efecto tractor sobre el tejido productivo, capaces de competir internacionalmente, y con un esfuerzo permanente en innovación que permitan mantener esta competitividad de forma estable.

En esta misma línea, se manifestó Joan Roure, profesor y director del VI Encuentro del Sector Químico del IESE y Feique: el sector químico es un sector intensivo en innovación y orientado al mercado exterior, el tipo de sector que necesita la economía de nuestro país. Este es el modelo de economía industrial que España necesita urgentemente.

Roure también señaló que para el crecimiento del sector es necesario incrementar y mejorar los acuerdos público-privados e impulsar el espíritu emprendedor, tanto en las pequeñas y medianas empresas del sector, como en las grandes instaladas. 

Alcanzar el 20% Industrial
Durante la jornada se puso de manifiesto que para alcanzar hasta el año 2020 el compromiso político de incrementar hasta el 20% la contribución de la industria al PIB de la Unión Europea, es necesario conocer el comportamiento que previsiblemente tendrá la demanda global de los mercados y los consumidores a medio y largo plazo –lo que permitirá orientar la estrategia y actividad- a la vez que se generan las condiciones de competitividad-país adecuadas para atraer con eficacia inversiones hacia nuestro tejido industrial.

Antón Valero habló de la necesidad de establecer un marco normativo y administrativo mucho más eficaz -tanto en  Europa como en España y en las Comunidades Autónomas-, que no limite ni perjudique la actividad productiva. El impacto de las cargas administrativas, económicas y fiscales que suponen muchas de nuestras normas, expulsan la inversión industrial, explicó.

El presidente de FEIQUE también habló, como segundo factor de competitividad urgente, de avanzar en el desarrollo de infraestructuras logísticas y de transporte que permitan, limitar nuestro carácter periférico en la Unión Europea y explotar nuestras ventajas en nuestras zonas de influencia.

Y, en tercer lugar, pero como factor de especial relevancia para la industria, insistió en la necesidad de que España se dote de un sistema energético que no introduzca costes que lastren de forma determinante nuestro futuro. Probablemente hemos eliminado el riesgo financiero, pero con el sistema actual, corremos el riesgo de destruir tejido industrial en España pese a la oportunidad que el entorno de crecimiento nos brinda.

La industria química española, con una cifra de negocios de 56.386 millones de euros en 2014, se sitúa ya como segundo sector de la economía española al generar el 12,4% del Producto Industrial Bruto y más de 540.000 empleos directos, indirectos e inducidos. Es, asimismo, el segundo sector exportador de la economía española, al registrar en 2014 unas ventas próximas a los 32.000 millones de euros en mercados internacionales, a los que ya destina el 57% de la producción.

VI Encuentro del Sector Químico de Feique e IESE
Estructurado en tres bloques diferenciados, el Encuentro Invest&Grow analizó, en primer lugar, cómo será la Industria en 2020. El objetivo de esta mesa, moderada por el presidente de Feique, fue presentar el futuro de los principales sectores industriales, evaluando tanto las perspectivas de crecimiento como los cambios sustanciales tecnológicos o de consumo que se prevén para cada uno de ellos a largo plazo.

Junto a Valero, intervinieron Pascual Dedios, Consejero Delegado Digital Factory y Process Automation de Siemens; Javier Targhetta, Consejero Delegado de Atlantic Cooper; Pedro Astals, presidente de la Federación de Empresas de Alimentación y Bebidas (FIAB); y Juan Lazcano, presidente de la Confederación acional de la Construcción (CC).

La segunda mesa, dedicada a la Dinamización de la Inversión Industrial, analizó los procesos de decisión de inversión de las empresas, incluyendo la obtención de financiación y el papel de los clústeres como focos de atracción de inversiones productivas. Fue moderada por el Profesor de IESE Juan Roure e intervinieron Ignacio García-ieto, Consejero Delegado de Grupo Financiero Riva y García; Inés Juste, presidenta de Grupo Juste; Joan Roget, Consejero Delegado de Panreac; Erwin Rauhe, CEO de BASF Europa Sur; Jesús Loma-Ossorio, presidente de Chemmed Clúster del Mediterráneo y Director General de Bayer MaterialScience.

Finalmente la tercera mesa, Energía: Factor clave para la Industria, estuvo moderada por el Profesor de IESE, Juan Luis López Cardenete. En ella se analizó la energía como el principal factor diferencial de competitividad industrial que es, desde el punto de vista de los productores, operadores y consumidores. Asimismo se evaluó cuál debería ser el diseño de la política energética para garantizar un coste competitivo y coherente con los condicionamientos de seguridad de suministro y sostenibilidad.

*Para más información: www.feique.org / www.iese.edu

Otras noticias