Polímeros para reducir los efectos negativos de la quimioterapia

Un estudio del departamento de química e ingeniería molecular de la Universidad de California (Berkeley) publicado en ACS, describe el desarrollo de absorbedores porosos impresos en 3D que capturan el exceso de sustancias nocivas para el organismo durante los tratamientos de quimioterapia evitando sus efectos tóxicos sobre órganos sanos.

11.01.2019 La estructura de soporte de los absorbedores que capturan la sustancias nocivas de la quimioterapia en el mismo torrente sanguíneo está fabricada mediante impresión 3D. La estructura está recubierta con un copolímero de bloque nanoestructurado con bloques externos que anclan las cadenas de polímeros a la estructura de soporte impresa en 3D y un bloque central que tiene una afinidad por el fármaco.
berkeley, polímero, quimioterapia, cilindro absorbedor, efectos secundarios, tratamiento contra el cancer, plásticos contra el cancer

Este bloque central es de poliestirenosulfonato, que se une a la doxorubicina, un fármaco de quimioterapia eficaz y ampliamente utilizado con importantes efectos secundarios tóxicos.

Los absorbentes están diseñados para su despliegue durante la quimioterapia utilizando procedimientos quirúrgicos endovasculares guiados por imagen, mínimamente invasivos.

Probado en cerdos

El estudio en cuestión ha demostrado que la introducción de los absorbentes en la sangre en animales permite la captura del 64% del fármaco administrado (doxorubicina) sin ningún efecto adverso inmediato.

No se observaron problemas relacionados con coágulos de sangre, disección de las paredes venosas u otros problemas de biocompatibilidad.

Este desarrollo representa un importante paso adelante en la minimización de los efectos secundarios tóxicos de la quimioterapia.

Los cilindros se introducen como si fueran un stent en la vena del paciente durante el tratamiento de quimioterapia y se retiran una vez este ha finalizado.

De esta manera, podrían evitarse muchos de los daños que la quimioterapia tiene sobre otros órganos sanos del paciente como el hígado, por ejemplo, minizizando los desagradables efectos secundarios y haciendo el tratamiento contra el cáncer mucho más eficaz.

*Para más información: Artículo en ACS

11/01/2019|Tendencias|