Prevención de problemas en moldeo por inyección


23/10/2008

Uno de los lemas del mundo empresarial es que el tiempo es dinero. Conseguir predecir posibles problemas, errores o fallos antes incluso de que se produzcan es posible. Este y otros temas fueron tratados por David Sabaté, ingeniero de aplicación de Moldflow, en Equiplast.

En el marco de la Jornada Internacional de Innovaciones Técnicas en Inyección de Piezas de Plásticos, organizada por el Centro Español de Plásticos (CEP) para Equiplast, David Sabaté explicó en qué consisten los distintos procesos de desarrollo de piezas que existen en la actualidad, hizo hincapié en las ventajas de la simulación y avanzó las sorpresas que Moldflow está preparando.

Los retos actuales de la ingeniería, según Sabaté, son la mayor problemática y complejidad que entrañan las piezas, que requieren nuevas tecnologías, los plazos de entrega, que cada vez son más ajustados y de importancia crucial dada la competencia; el incremento de la presión por los costes de producción, que, junto con el precio de las materias primas, han ido en aumento hasta disminuir los márgenes de beneficio; la calidad de los productos, que posibilite una venta fácil, y los temas medioambientales, cada vez más en boga.

David Sabaté durante su ponencia de la Jornada Internacional de Innovaciones Técnicas en Inyección de Piezas de Plásticos.

Conociendo los objetivos, cabe analizar los procesos. El de desarrollo típico de un producto o una pieza se encuentra con que el ámbito de uso de la simulación limita los beneficios que la misma podría llegar a producir. Solucionar problemas tras la producción implica una serie de acciones costosas e ineficientes, además de que amplía el time-to-market. La otra opción, validar antes de la producción, sólo reporta beneficios a un pequeño número de piezas.

Ante este panorama, Moldflow propone innovar en la metodología: optimizar los procesos. Para esto sería necesario aplicar la simulación como parte integrante de cada etapa del proceso. Los cambios cuestan más cuanto más avanzado está el proceso de producción, ya que implican a más subprocesos, equipos y personas. Se pierde más tiempo y más dinero.

Tras una explicación técnica y exhaustiva de este concepto, Sabaté puso como ejemplo el caso de Samsung Electronics. Alrededor del 70% de los materiales que componen sus productos finales son de plástico, por lo que la optimización de cada pieza afecta directamente a su negocio. Samsung, consciente de ello, ha implantado la simulación en todo el proceso de diseño.

Sabaté adelantó que actualmente un consorcio de siete empresas está utilizando un software de investigación de Moldflow de predicción de la deformación postmoldeo para poder lanzar una versión comercial.

* Para más información:

www.moldflow.com

www.cep-inform.es

www.equiplast.com

Otras noticias