PUBLICIDAD

LK IMM
GNEUSS

PUBLICIDAD

Soldadura de tuberías de polietileno


04/02/2016

La firma Arístegui Maquinaria repasa los diferentes sistemas de soldadura más indicados para reparar fugas en tuberías de polietileno.

Dos son los métodos principales de soldadura de polietileno, el de electrofusión y el de soldadura a tope. El primero consiste en aplicar una corriente eléctrica de baja tensión de 40V por las espiras metálicas que tienen los accesorios electrosoldables, originando así un calentamiento por efecto Joule, que suelda el tubo con el accesorio.

Soldadura de tubería de polietileno según Arístegui Maquinaria.

En cuanto a la soldadura a tope, los extremos de los tubos se unen después de haber sido calentados con una placa calefactora a unos 200-220 grados y de haber ejercido sobre ellos una determinada presión.

En el sistema de electrofusión es necesario raspar primero la zona del tubo a soldar para quitar la película de oxidación originada por el oxígeno del aire. En caso contrario, no se producirá la soldadura y la unión no será estanca ni resistente a la presión interior.

Una vez realizada la soldadura hay que comprobar que la máquina electrosoldable haya completado el ciclo, que el accesorio se ha calentado y que han salido los testigos de soldadura. Si se ha interrumpido el proceso, por ejemplo por un corte de corriente, es posible volver a calentar la unión, pero tras haberla dejado enfriar por completo. Después debe completarse totalmente el ciclo de fusión. 

Características del sistema de electrofusión
Entre las ventajas de este sistema, Arístegui Maquinaria apunta la seguridad, ya que se logran uniones fiables y duraderas. Este método resulta ideal para soldar piezas de pequeño espesor y para soldaduras en condiciones difíciles. Además, el método es el mismo para todos los espesores, no se requiere movimiento de las piezas durante el proceso, requiere poco tiempo y resulta fácil. Por último, Las máquinas automáticas de electrofusión minimizan los fallos y errores que se puedan producir, además de permitir la total trazabilidad de la unión.

Para Arístegui Maquinaria se trata del mejor sistema para realizar una reparación.

Entre los errores más frecuentes que pueden producirse durante la soldadura por electro fusión destacan el hecho de no raspar el tubo o hacerlo demasiado; utilizar una tensión de entrada del grupo electrógeno incorrecta; dejar un excesivo espacio entre las piezas; que se produzca movimiento durante la fusión; apretar demasiado el alineador; que haya contaminación o suciedad en las piezas; la incorrecta introducción del tiempo en la máquina y la interrupción del ciclo de fusión.

La soldadura a tope
Como ya se ha apuntado, se produce tras calentar los extremos de los tubos con una placa y aplicar una determinada presión. En todos los casos, dicha presión es una constante prefijada de 1,5 Kg/cm2. La efectividad de este tipo de soldadura se comprueba mediante el control visual del bordón de soldadura. Si el resultado no es satisfactorio hay que cortar los extremos y volver a comenzar.

Detalles que alertan de que la soldadura no se ha realizado correctamente serían, por ejemplo, un bordón demasiado estrecho y alto, por exceso de presión; o muy pequeño, por defecto. Un bordón desigual a uno y otro lado indicaría diferentes temperaturas de fusión en los materiales, mientras que una hendidura profunda en el centro del bordón refleja falta de temperatura o tiempo de transición demasiado largo.

Otros posibles errores indicados por Arístegui Maquinaria son desalineamiento (la desviación máxima permitida es del 10% del espesor de pared) y diferentes espesores de pared (si sucede se recomienda utilizar accesorios electrosoldables).

En cualquier caso, bien realizada, la soldadura a tope resulta resistente y segura.

*Para más información:  aristegui.info

Otras noticias