Maag

Stadler inaugura en Dinamarca una planta de clasificación de envases


24/03/2020

Stadler acaba de terminar la puesta en marcha de una planta de clasificación de residuos de envases de bebidas para Dansk Retursystem en Taastrup, Dinamarca.

24.03.2020 La planta procesará botellas de PET y latas de aluminio recogidas en toda Dinamarca mediante su sistema de devolución de depósitos, y producirá balas de estos productos para su reciclaje.

Stadler

Con una capacidad de 110 m3 por hora, se prevé que la planta procese alrededor del 55% de las latas y botellas de PET recicladas de toda Dinamarca, lo que supone más de 25.000 toneladas de material al año. Para ello, funcionará 16 horas al día, 300 días al año, en dos turnos.

Sobre Dansk Retursystem

Dansk Retursystem es un buen ejemplo de una buena colaboración entre el sector público y el privado. Su modelo de negocio crea una economía circular en la que se implica toda la cadena: fabricantes de envases de bebidas, productores de cerveza, tiendas, consumidores, empresas de transporte y empresas de clasificación de residuos.

Dansk Retursystem recoge botellas y latas mediante las máquinas de devolución de depósitos ubicadas en 3.000 establecimientos repartidos por toda Dinamarca: tiendas de todo tipo, oficinas, cafeterías y restaurantes, o mediante los puntos de devolución de depósitos ubicados en 12 ciudades.

Clasifica los envases recogidos y los divide en botellas de vidrio, botellas de plástico y latas de aluminio, que luego se reciclan en envases nuevos. Este sistema, increíblemente eficaz, logra que 9 de cada 10 botellas retornables se devuelvan y reciclen. Este proceso produce muy pocos residuos.

La elección de Stadler

Para que las operaciones de Dansk Retursystem sean exitosas resulta fundamental una clasificación eficaz y precisa de las botellas y latas recogidas.

En este sentido, Staedler, según explica Lars Krejberg Petersen, Director General de Dansk Retursystem, fue capaz de ofrecer una solución integral para los flujos de material.

La planta, cuya construcción comenzó en noviembre de 2019, emplea la separación magnética para clasificar las latas de aluminio, rechazando los materiales férricos, y la tecnología de infrarrojo cercano (NIR) para las botellas de PET. También forma parte del proceso la eliminación de etiquetas. Al final de la línea, unas máquinas empacadoras compactan las latas de aluminio, en una línea de salida, y las botellas de PET, en la otra.

Más detalles de la planta

El proyecto presentaba desafíos concretos, dado el gran nivel de automatización y flexibilidad de la planta, por lo que era necesaria la capacidad de Stadler para desarrollar una solución personalizada.

En este sentido Armin Winand, gestor conjunto del proyecto, explica: es una planta de clasificación totalmente automatizada con un rendimiento alto. Por ello, preparamos unos depósitos intermedios extragrandes con hasta 240m3 de capacidad en distintas fases del proceso y una cinta, igualmente de gran tamaño, de 20 metros de largo, 4 de ancho y 4 de alto, para los depósitos. Esta cinta es  la mayor que Stadler ha diseñado y construido. Al final de todo el proceso, las balas de aluminio y PET se transportan automáticamente a la zona de almacenamiento.

La planta también destaca por su enorme flexibilidad, que permite que el cliente elija distintos modos de funcionamiento según sus necesidades, añade Urban Konzic, del equipo comercial. Además, la gestión de la descarga del material de entrada está automatizada, y el sistema de Stadler les indica a los transportistas en cuál de los cinco depósitos deben descargar.

*Para más información: www.w-stadler.de

MundoPlast