PUBLICIDAD

HITEMA
×

Stadler contribuye a mejorar la pureza de los reciclados


25/07/2022

Stadler ha ayudado a J&B Recycling a lograr material de salida de mejor calidad en su planta de reciclaje de residuos mixtos secos.

Planta de J&B Recycling.

Stadler comenzó a trabajar con J&B Recycling en 2008, cuando esta puso en marcha su planta de reciclaje de residuos mixtos secos en Hartlepool (Reino Unido). Desde entonces, no han dejado de colaborar en la mejora continua de dicha instalación y para lograr material de la mejor calidad posible.

Flexibilidad para adaptarse al mercado

La composición y la densidad de los residuos reciclables secos evolucionan continuamente. Como explica Benjamin Eule, director de Stadler UK Ltd., las entregas de compras online han aumentado la cantidad de embalajes que llegan a las plantas de clasificación. Igualmente, la transición a técnicas de impresión distintas en las revistas, dificulta la separación de la tinta de la fibra. Los envases de plástico también están cambiando hacia productos multicapa; y las botellas con distintos tipos de etiquetas complican su detección. Los metales también han evolucionado desde que se diseñó la planta en 2008, pasando del aluminio al metal férrico en los envases de bebidas. Asimismo, se ha producido un importante aumento de los volúmenes de las cápsulas de café con aluminio.

En este sentido, las plantas de clasificación han de ser capaces de procesar múltiples materiales de forma flexible; y conseguir las tasas de alta pureza que exige la industria del reciclaje. El diseño de las plantas también requiere flexibilidad para dar cabida a mejoras y modificaciones posteriores para adaptarse a los nuevos requisitos.

A la hora de diseñar la planta de clasificación, Stadler aprovechó sus conocimientos sobre cómo afecta la composición de los residuos al proceso de clasificación. Según Benjamin Eule, “La planta de J&B Recycling se diseñó originalmente para procesar 12 toneladas/hora; con tambores tamizadores, cintas transportadoras y separación balística para la preclasificación mecánica y la preparación del flujo de materiales para un tratamiento posterior eficaz. Las cintas transportadoras permiten enviar el material de forma eficiente al siguiente proceso de clasificación; y las cintas de almacenamiento retienen el producto antes de ser enfardado”.

Diferentes colaboraciones

En 2017, J&B Recycling y Stadler también trabajaron juntas en un concepto para separar el papel y el aluminio que, entre otros cambios, supuso la incorporación de un separador óptico Tomra Autosort.

Desde entonces, se han llevado a cabo otras 6 mejoras para optimizar la planta y cumplir las demandas del mercado en evolución. La última mejora tenía por objeto lograr una pureza aún mayor del papel e incrementar la capacidad, que alcanza ahora las 15 toneladas por hora.

Como señala Benjamin Eule: “Instalamos otro clasificador óptico, la Autosort más moderna, para separar el plástico film, las botellas de plástico y el cartón de la fracción PAMS para conseguir papel con una pureza del 95%. Recirculamos los materiales que separamos en la planta para reprocesarlos en sus respectivos flujos, incrementando así la tasa de recuperación de la planta”.

La última mejora se llevó a cabo en marzo de 2022 y ha cumplido los objetivos de mejorar la calidad, reducir los costes de mano de obra y aumentar la producción. Así, como apunta Matt Tyrie, de J&B Recycling, Hemos aumentado la calidad de nuestra mezcla seca añadiendo un sistema de detección de objetos mediante láser (LOD) al separador óptico Autosort. Así reducimos aún más la contaminación por fibra. Esta tecnología permite que cada turno funcione con menos personal, además de aumentar la producción, ya que la calidad del residuo mixto seco era un cuello de botella en la planta”.

Durante todos los años que llevamos trabajando con Stadler, siempre destaca la calidad de sus productos y su capacidad para cumplir los plazos en la instalación. Apreciamos realmente la excelente planificación de los proyectos y su capacidad para convertir las ideas y los diseños en realidad”, concluye Matt Tyrie.

Detalles del proceso

Actualmente, en la planta, un tambor dosificador alimenta el proceso con el material, que pasa a una plataforma de preclasificación para la separación manual de embalajes de cartón corrugado y plástico film grande. Un trómel de criba de Stadler separa el material restante en tres fracciones: materiales finos, medianos y de gran tamaño.

Los materiales de gran tamaño, superiores a 170 mm, pasan a la cabina de control de calidad y al separador óptico Autosort para separar el papel, el cartón y el plástico, y producir una fracción de PAMS (periódicos y revistas).

Los materiales medianos, inferiores a 170 mm, se separan en materiales finos, 2D y 3D con el separador balístico Stadler STT2000. La fracción de planares 2D se procesa a través de separadores de inducción y al separador óptico Autosort antes del último control de calidad para producir dos flujos: la fracción de papel mixto y las fracciones férrica y no férrica.

Las fracciones de rodantes 3D siguen un proceso similar, que comienza con un separador magnético para producir las fracciones de plástico mixto, PEAD y PET.

Las fracciones de finos se procesan para eliminar los contaminantes y generar un producto de vidrio. Todas las fracciones finales, a excepción del vidrio, se enfardan y se venden.

*Para más información: www.w-stadler.de

MundoPlast

25.07.2022

Otras noticias