PUBLICIDAD

ALIMATIC


FIX, una segunda vida para los microplásticos de lavadoras


18/09/2023

FIX, material generado con residuos del lavado de ropa, es el ganador español del premio James Dyson Award 2023.

Los residuos sólidos húmedos de las lavadoras, que contienen microplásticos, suelen terminar vertidos en mares y océanos. Un grupo de estudiantes de la universidad ELISAVA de Barcelona ha creado un nuevo material basado en dichos residuos, denominado FIX. Este material ha ganado en España el James Dyson Award 2023, premio que reconoce los mejores inventos para solucionar problemas globales reales. 

Los ganadores españoles de los premios se dieron a conocer le semana pasada. Dirigidos a jóvenes estudiantes y coordinados por la Fundación James Dyson, estos galardones buscan impulsar e inspirar a la siguiente generación de ingenieros y diseñadores industriales a desarrollar soluciones que resuelvan problemas reales de la sociedad.

FIX, el proyecto ganador de este año es obra de tres estudiantes del Grado de Ingeniería de Diseño Industrial y del Grado en Diseño e Innovación de Elisava: María Mei Bellsolà, Mario Sanz y Núria Fandos. Con FIX aportan una solución al problema de los microplásticos de la colada en el medio marino. En este sentido, el objetivo de FIX es recuperar de las lavadoras el residuo sólido húmedo que contiene microplásticos para convertirlo en un nuevo material y evitar que llegue al medio ambiente.

De esta manera, FIX explora cómo evitar el impacto medioambiental de los microplásticos, así como también cómo regenerar su valor a través de la creación de un nuevo material.

Los microplásticos son partículas menores de 5 mm que se desprenden durante el proceso de lavado. Tienen su origen en la ropa y es una de las principales causas de la contaminación de los océanos y mares

Los ganadores explican detalles del proyecto


“El reto del proyecto surgió como una propuesta de Girbau LAB a nuestra universidad, Elisava. La empresa es consciente del impacto ambiental que tiene la industria de la lavandería y nos propuso a los alumnos la idea de buscar una solución que evitase que los microplásticos acabasen en el caudal de agua. Esta propuesta encajaba completamente con nuestros intereses profesionales e inquietudes ante la crisis ambiental actual y, tras mucha investigación y prototipos, acabamos dando con FIX”, comenta Mario.

Para afrontar el reto de los microplásticos, su primer paso fue realizar una investigación de este tipo de residuos. Utilizando una lavadora y una malla filtrante proporcionada por Girbau LAB, pudieron capturarlos para analizar sus características. Se dieron cuenta de que era un residuo muy difícil de capturar, controlar y gestionar porque contienen una gran variedad de materiales, tanto sintéticos como naturales. Por este motivo, decidieron que la mejor forma de evitar que las partículas se liberaran al medio ambiente era encapsularlas utilizando una matriz de plástico reciclable. 

“Para llegar al material final hicimos muchísimos prototipos, aproximadamente un poco más de unas 50 muestras. Empezamos creando las primeras muestras mediante un horno convencional, y, a medida que íbamos aprendiendo las propiedades y cualidades del residuo y cómo interaccionaba con otros plásticos, fuimos probando otros procesos cada vez más complejos e industriales: prensas térmicas, inyección, extrusión y, finalmente, impresión 3D. Gracias a todo estas pruebas, pudimos obtener el material final en varios formatos como granza y filamento de impresión 3D, de manera que pudiese incorporarse a los procesos industriales actuales”, cuenta María Mei Bellsolà, miembro del equipo de FIX.

Sobre FIX

El nuevo material está formado por residuos de lavadoras encapsulados (3% del peso), que contienen microplásticos, mezclados con polipropileno reciclable (97% del peso). De esta forma, las partículas microscópicas se aglomeran con la matriz de polipropileno, evitando su liberación al medio ambiente. De este modo, dichos residuos se incorporan a un sistema de economía circular y mejorando las propiedades mecánicas de flexión del polipropileno original.

Este nuevo material se puede obtener en varios formatos, como pellets o filamento para impresión 3D.

“Creemos que sería muy interesante seguir investigando cómo podemos aumentar la cantidad de residuos introducidos en la matriz de plástico reciclable y optimizar el material para su industrialización. Nos enorgullece recibir un premio de este nivel. Es una satisfacción para nosotros ver que empresas tan importantes como Dyson dan visibilidad a proyectos estudiantiles y los valora para darles una oportunidad en el mundo de la ingeniería e innovación”, comenta Núria.

El equipo ganador de la fase nacional de James Dyson Award recibirá una aportación económica de 5.700€ para desarrollar su proyecto. También participará en la fase internacional de los premios.

*Otras noticias relacionadas:

– Un escáner para detectar los tipos de plástico

Samsung lanza un filtro de microplásticos para lavadoras

*Para más información: James Dyson Award

MundoPlast

18.09.2023

Otras noticias