El Clúster del Plástico de Andalucía rechaza prohibir la venta de aceite de oliva virgen extra en envases de plástico, como propone el Proyecto de Real Decreto de Norma de Calidad del Aceite de Oliva del Ministerio de Agricultura.

09.07.2020 Para el Clúster, no tiene ningún sentido prohibir los envases de plástico para el aceite de oliva virgen extra, porque presentan numerosas ventajas frente al vidrio, el metal o la cerámica. Así, se refieren al PET, el plástico más utilizado para envasar aceite, como un material totalmente seguro (libre de Bisfenol A y con propiedades barrera frente a los agentes externos) y mucho más económico que otras alternativas.

Desde el Clúster del plástico andaluz mencionan, además, que el propio sector productor de aceite de oliva está en contra de esta prohibición. De hecho, así lo han manifestado la Sectorial Nacional de Aceite de Oliva Virgen Extra con Denominación de Origen y la organización agraria ASAJA.

Igualmente, señalan el factor precio de los envases de plástico como un aspecto positivo para la comercialización del aceite de oliva virgen extra. Si este tipo de aceite sólo puede envasarse con materiales más caros, su precio se dispararía en comparación con otros aceites de peor calidad que sí podrían venderse envasados en plástico. Esto elevaría la diferencia de precio entre ambos aún más y le restaría competitividad. De esta forma, una medida que teóricamente busca favorecer el aceite de oliva virgen extra podría acabar reduciendo su consumo.

Ventajas medioambientales

El Clúster analiza las ventajas medioambientales del plástico frente al vidrio como material para los envases. Así, por ejemplo, producir un envase de vidrio presenta una huella de carbono superior a la de uno de plástico. Además, para un envase de igual capacidad, el peso del de plástico es varias veces inferior al de cristal. Esto se traduce en menos emisiones contaminantes durante el transporte del producto.

A ello hay que sumar el carácter 100% reciclable del PET, que incluso podría contener un porcentaje de material reciclado o de origen renovable.

Igualmente, el Clúster recuerda que el vidrio no resulta válido para envases de gran tamaño (como las garrafas de cinco litros tan habituales en el mercado del aceite). Tampoco entiende que el proyecto de Real Decreto rechace el plástico para envases medianos y lo acepte para envases monodosis.

Campaña contra el plástico

El Clúster del Plástico de Andalucía admite que se utilice el envase y su material, como estrategia de marketing y diferenciación pero en ningún caso, que los argumentos que sustentan los criterios de la nueva legislación de uso obligado se basen en la alarma social generada injustamente contra el plástico. Desde la entidad andaluza defienden que el PET cumple escrupulosamente todas las especificaciones que recoge el Proyecto de Decreto Ley para los envases de aceite de oliva virgen extra, por lo que no hay ninguna razón científica para llevar a cabo esta prohibición.

Asimismo, el Clúster apunta las consecuencias negativas que la aprobación de la medida propuesta podría tener sobre el empleo del sector. Para acabar, recuerda que el problema no es el plástico, sino la mala gestión de sus residuos.

*Para más información: www.plasticluster.com

MundoPlast