PUBLICIDAD

PRIMEBIOPOL
×
DOMO

PUBLICIDAD

La pandemia lastra las exportaciones italianas de maquinaria para plástico


19/01/2021

Las exportaciones italianas de maquinaria para plásticos y caucho cerrarán 2020 en negativo, según los datos de la asociación AMAPLAST.

La caída de dos dígitos en los mercados de importación-exportación para todo el período enero-septiembre de 2020; y el complejo contexto económico por la crisis sanitaria mundial, hacen que la asociación italiana de fabricantes de maquinaria para plásticos, AMAPLAST; prevea un cierre del conjunto de 2020 en negativo (a falta de los datos oficiales del último trtimestre).

Los datos de comercio exterior de ISTAT de los primeros nueve meses del año pasado, en comparación con el mismo período de 2019, muestran que las importaciones y exportaciones cayeron un 17% y 14%, respectivamente.

La balanza comercial aunque sigue siendo ampliamente positiva en más de 1.300 millones de euros, se ha reducido en trece puntos. Si bien mejoraron algo después del mínimo de mayo, estos indicadores, combinados con la caída en los pedidos entre las empresas miembros, especialmente en la primera mitad del año y particularmente en el mercado nacional, han llevado al Centro de Estudios Estadísticos AMAPLAST a estimar una producción total para 2020 de 3.600 millones de euros. Esto supone aproximadamente un descenso del -18% con respecto a los 4.400 millones de 2019.

De cara al conjunto del ejercicio se espera una caída similar.

Exportaciones de maquinaria por áreas geográficas

Si tenemos en cuenta los datos de las exportaciones por áreas geográficas durante los tres primeros trimestres, se aprecia un fortalecimiento en Europa; especialmente en los mercados extracomunitarios. Por contra, Asia y América del Norte pierden terreno.

Las caídas no sorprenden, teniendo en cuenta el impacto económico mundial de la pandemia, que no parece probable que cese a corto plazo. La nueva ola de infecciones por Covid-19 en otoño e invierno ha incitado a los fabricantes de maquinaria a desarrollar e implementar nuevas modalidades operativas.

Oportunidades

En este sentido, muchas empresas italianas han introducido con éxito procedimientos complejos de instalación y mantenimiento remotos; asegurando a sus clientes la continuidad de la producción. Sobre todo, en sectores, como el del embalaje y el médico, que han sufrido menos por la crisis.

Además, el ahorro de costes derivado de la reducción del servicio técnico presencial puede ser una innovación importante para el futuro.

Estas nuevas modalidades de trabajo son posibles gracias también a la investigación y el desarrollo en curso de los fabricantes italianos en una perspectiva de Industria 4.0, que permite ofrecer maquinaria interconectada para sistemas de producción cada vez más sofisticados y personalizados.

Además, la creciente informatización permite recopilar una enorme cantidad de datos que contribuirán significativamente a optimizar el rendimiento de la línea de producción. Si bien la pandemia ha distraído temporalmente a la opinión pública y suavizado las críticas negativas a los plásticos, los proveedores de tecnología han continuado su investigación sobre soluciones de ahorro de energía para procesamiento eficiente de materiales reciclados dentro de una visión de economía circular.

Al mismo tiempo, la promulgación del llamado “impuesto al plástico”, tan preocupante para las empresas del sector, no ha sido derogado, solo pospuesto hasta el 1 de julio de 2021.

Incertidumbre

Es difícil hacer previsiones para el nuevo año, principalmente por la incertidumbre que sigue rodeando la pandemia, que condiciona los mercados y la planificación de inversiones de las empresas.

La recuperación es probable, una vez más, gracias al impulso de las exportaciones, que siempre han sido el pilar de la industria italiana del plástico y el caucho, pero no es probable que sea de tal magnitud que, a corto plazo veamos cifras similares a las del período anterior a la crisis.

*Para más información: www.amaplast.org

MundoPlast

19.01.2021